Presidente cubano vota en Referendo del Código de las Familias

Por: Thalía Fuentes Puebla y Abel Padrón Padilla

El presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez y su esposa Lis Cuesta llegaron a las 7:48 de la mañana al colegio 3 de la circunscripción 57, en el municipio Playa, donde ejerció su derecho al voto en el referendo popular del Código de las Familias.

Al concluir el proceso dijo a la prensa que va a ser una jornada intensa a la cual llegamos como resultado de un proceso que tuvo que ver con una construcción de una norma justa, necesaria, actualizada, moderna, que da derechos y garantías a todas las personas y diversidades de familias y credos.

El mandatario refirió que el Código de las Familias ha pasado por un proceso popular amplio de discusión que ha permitido un grupo de modificaciones. Recordó que se han trabajado con más de 25 versiones de esta norma jurídica.

“Este Código partió del debate popular, de una necesidad social. En los últimos años nuestra sociedad se ha vuelto más heterogénea, cambiaron las familias cubanas y aparecieron nuevos tipos de relaciones. Existían deudas con el tratamiento desde las normas jurídicas a determinados temas de herencia y de afecto, y creo que eran justos que se tuvieran en cuenta en un momento como este”.

Díaz-Canel comentó que la normativa también partió del estudio de situaciones y casos de los tribunales, de las vivencias cotidianas de diferentes tipos de familias, de hechos que se han producido en determinado momento, vivencias personales. Desde estas experiencias —dijo el mandatario— se entiende mejor por qué hacía falta un Código.

“La expectativa no es que va a ser una votación unánime, pero sí creo que va a ser mayoritaria por parte de nuestro pueblo”, aseveró el presidente.

Asimismo, reconoció que el Código de las Familias incluye temas que todavía el pueblo de Cuba no logra comprender.

“Creo que no hemos superado en 62 años un criterio de patriarcado en algunas familias, ni la comprensión hacia la diversidad”.

Hemos respetado el derecho y la opinión de todos —aseguró el primer secretario del Partido Comunista de Cuba—, pero hay personas que no han comprendido que el Código no niega la familia que ellos defienden, sino que les da garantías a ese tipo y a otros.

En sus palabras a la prensa, Díaz-Canel dijo que contra el Código hay toda una plataforma que parte de la demonización y descrédito a la Revolución cubana.

“Hay personas que se manifiestan contra el Código, sobre todo en las redes sociales, con un lenguaje vulgar y lleno de odio. Si el Código dijera todo lo contrario a lo que dice este, esos odiadores también estarían criticándolo. No es un problema de convicciones, razonamientos, racionalidad o sentimientos, sencillamente hay gente que adoptan esa posición porque consideran que si es un Código dentro de la Revolución, entonces no debe valer”.

El mandatario consideró que las expresiones hacia el Código tienen que ver con las comprensiones que tienen las personas en sus propias condiciones familiares o de credo.

“Creo que también hemos asumido una posición de valentía al convocar a un referendo en las condiciones que está atravesando el país: el desabastecimiento, los apagones, las carencias, con una parte importante de la economía paralizada a causa del recrudecimiento de las medidas aplicadas por el presidente Trump en su mandato y mantenidas por la actual administración de los Estados Unidos”.

El primer secretario del PCC dijo que ya se ganó, porque independientemente de si se vote sí o no, “todos fuimos menos egoístas y miramos más hacia las familias y la sociedad”.

En este sentido agregó: “Aprendimos más de cuáles eran nuestras realidades familiares y sociales. Solo el debate popular que se ha generado y la manera en que la gente se ha detenido a pensar en temas que en determinado momento no estaban en su interés, ya le ha aportado a nuestra sociedad en materia de espiritualidad y sentimientos con relación a la familia”.

Por la profundidad y envergadura que tiene el Código de las Familias y la diversidad de temas, el presidente consideró que esta es una obra monumental. Ha sido sometido a dos procesos de participación ciudadana, la Consulta Popular y el Referendo.

“Eso nos dice que el país va en camino a seguir ampliando su ejercicio democrático y participativo, dentro de la Constitución socialista. Cada vez se llegan a las normas jurídicas que aprueban la Asamblea Nacional del Poder Popular con mayor participación, buscando más criterios de la población”, comentó el mandatario.

Al respecto, destacó que todas estas leyes y decretos leyes que se están elaborando y aprobando, así como las políticas públicas y de gobierno, están asesoradas por grupos de expertos, para que todas estas normas surjan desde su inicio con una robustez jurídica, con un enfoque humanista, hacia el socialismo y desde el tratamiento de la integralidad.

“Mi expectativa es que la mayor parte de la población dé el voto por el sí. Tenemos que acostumbrarnos a que en temas tan complejos, donde hay diversidad de criterios, haya personas que puedan dar un voto de castigo, porque aunque no tengan nada en contra del Código, asumen una posición determinada por el disgusto a causa la situación compleja que atraviesan. Eso es también legítimo”, señaló el jefe de  Estado.

Asimismo, dijo que no podemos resolver los problemas económicos que tenemos y después construir una norma jurídica como esta. “Si se vota por el sí de manera mayoritaria lleva después un esfuerzo tremendo porque hay un grupo de construcciones que apoyan todo lo que el Código reconoce en materia de garantías y derechos”.

La mayoría de la gente entiende que estamos creciendo, aseguró Miguel Díaz-Canel.

“Cuando superemos las situaciones complejas vamos a tener un Código a nivel de sociedad que ayuda y da garantías. Creo mucho en la participación y la sabiduría de nuestro pueblo. Además, hemos trabajado con transparencia y lealtad. Había un mandado constitucional y lo hemos cumplido en los tiempos que acordó la Asamblea Nacional, independiente de la situación compleja del país”.

“El Código hay que leerlo, interpretarlo y asumirlo desde y con el corazón, poniéndose siempre en el lugar de los otros. El Código rompe tabúes y prejuicios. Lo más importante es que hemos crecido como sociedad”, concluyó el presidente cubano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *