Relevante científico norteamericano será distinguido en Cuba

Esta distinción será otorgada en una ceremonia en el Paraninfo de la ACC, en La Habana, donde se reunirá una delegación de EE.UU. que asistió hace solo unos días a un evento internacional en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kouri (IPK).

Con el patrocinio principalmente de la Organización Mundial de la Salud y Panamericana (OPS/OMS) sesionó del siete al 18 pasados el XV Curso Internacional de Dengue en el IPK, con prioridad sobre la cocirculación del Zika y el Chikungunya, enfermedades transmitidas por el  mosquito Aedes Aegypti.

Los académicos cubanos adoptaron en marzo último, en reunión plenaria, la decisión de otorgarle esa categoría al académico norteamericano, destinada a expertos no residentes en la isla que han contribuido de modo destacado al desarrollo científico.

Con la incorporación de Agre suman 29 los académicos correspondientes de 19 países que figuran en la Academia de Ciencias de Cuba.

En la lista de miembros extranjeros de la institución caribeña también se encuentran el profesor de Fisiología, Biofísica y Psiquiatría de la Universidad de Illinois (Chicago), Mark Rasenick, y el obispo canciller de la Pontificia Academia de Ciencias del Vaticano, monseñor Marcelo Sánchez Sorondo.

Agre, quien visitó a la mayor de las Antillas en varias ocasiones, también recibió en 2015 una placa honorífica por el 280 aniversario de la fundación de la Universidad de La Habana, en reconocimiento a sus relevantes desempeños en el campo de las ciencias.

El investigador norteamericano, miembro de la Academia Nacional de Ciencias y de la Americana de Artes y Ciencias de EE.UU., recibió el Premio Nobel por su contribución en el descubrimiento de la acuaporina, una proteína integral que forma parte de los poros de la membrana celular y que es permeable al agua.

Actualmente, Agre (Northfield, Minnesota, 30 de enero de 1949) es el director del Instituto de Investigaciones sobre la Malaria, en la Escuela Bloomberg de Salud Pública, de la Universidad Johns Hopkins, en Maryland.  

Fuente: ACN / Editor: Conrado Vives Anias.  

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.