SÍ por Cuba, NO al bloqueo, desde la Colina Universitaria

Como un triunfo de la razón, la justicia y, sobre todo, de la lucha, la voluntad de resistir y el espíritu indoblegable del pueblo cubano y de la solidaridad mundial, juzgaron ese voto en abstención de la delegación norteamericana al proyecto de resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.

Cuba, Cuba, Cuba, coreó insistente una multitud de pioneros y estudiantes universitarios y del nivel medio superior de enseñanza, que a una pantalla gigante se asomó para escuchar a cada orador y aplaudir, entusiasta, intervenciones como las de Bolivia, Venezuela, Ecuador, Nicaragua y, por supuesto, la del Canciller Bruno Rodríguez Parrilla. 

abía que este día llegaría y confiaba vivir lo suficiente para verlo, como también confío que, más temprano que tarde, esa política injusta, inhumana, irracional y fracasada cesará definitivamente, aseguró a la ACN Gerardo Chong López, hoy jubilado y uno de los fundadores, 57 años atrás, de las Milicias Universitarias.

A primera hora, también en la Plaza Ignacio Agramonte, fue recordado en solemne ceremonia aquel otro 26 de octubre, pero de 1959, cuando desde el entonces Palacio Presidencial, Fidel llamó a los obreros, campesinos, estudiantes, a todo el pueblo, a prepararse para defender con las armas la naciente Revolución.

Esa noche acudimos a la Colina a inscribirnos como voluntarios, recordó Chong López, que estudiaba primer año de Ingeniería Eléctrica e hizo el número 34 en la lista, y con alegría y algo de nostalgia paseó su vista por los más de mil estudiantes de la Universidad de La Habana, que prestaron juramento este miércoles para ingresar al Batallón 154 de las Milicias de Tropas Territoriales.

Aquellos eran otros tiempos: sabotajes y provocaciones eran el pan de cada día, se hablaba ya, incluso, de agresión militar, pero en estos milicianos recién estrenados veo a una juventud igual de altruista, impetuosa, de ¡Patria o Muerte!, dispuesta a defender la Revolución, pero, eso sí, infinitamente mejor preparada, opinó en exclusiva a esta agencia de noticias.

Jornadas como las vividas estos días en cada casa de altos estudios del país, para rechazar el criminal bloqueo y exigir su eliminación total y definitiva, son las Milicias de hoy, cuando la agresión es más sutil y a pensamiento es la guerra que se nos hace, afirmó, por su parte, Yordan Bango Porro, vicepresidente de la Federación Estudiantil Universitaria de Cuba.

Para nuestra generación, que nació y ha vivido toda su vida bajo este criminal cerco, este 26 de octubre será imposible de olvidar, porque confirma un sinfín de cosas: que sí se puede, que en la unión está la fuerza, que vale la pena luchar, resistir y perseverar, que no ha sido inútil el esfuerzo, que no estamos solos, que la razón nos asiste y la verdad y la justicia terminan por imponerse.

Que nadie lo dude, como dijo el Canciller cubano, los “pinos nuevos” somos tan patriotas y antimperialistas como nuestros padres y abuelos, y junto a ellos continuaremos batallando, sin dar ni pedir tregua, hasta que el bloqueo genocida, que persiste y sigue dañándonos, sea levantado de una vez y para siempre, añadió.

Fuente. Agencia Cubana de Noticias

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.