El Sumo Pontífice visitó estatua de San Juan Pablo II en Holguín

Elaborado mediante la técnica de cemento directo, con un peso estimado de cerca de tres toneladas, el monumento muestra a San Juan Pablo II de pie, con la mitra, vestido de alba y casulla, mientras sostiene el báculo contra su pecho y eleva el brazo derecho en señal de bendición, gesto con el cual muchos cubanos todavía lo recuerdan.

En conversación con la Agencia Cubana de Noticias, Carrillo rememora que primero hizo un molde de barro y luego uno de yeso en el que finalmente se fundió en concreto la escultura de dos metros y 30 centímetros de altura.

Como es usual, comentó el artista, las manos y la cabeza se tallaron de manera independiente, por ser las secciones más complicadas, para luego incorporarlas a la obra, en la que participó, además, el escultor Henry Wilson.

El 26 de junio del 2005, la pieza se trasladó desde la zona de Pedernales, donde fue confeccionado, al sur de la urbe holguinera, hasta la Catedral de San Isidoro, situada frente al conocido Parque de las Flores. Fue develada por el Arzobispo de La Habana, Cardenal Jaime Ortega Alamino, ante la presencia de los obispos cubanos durante la clausura del primer Congreso Eucarístico Diocesano.

Un monumento similar resultó inaugurado en la ciudad de Santa Clara por el entonces Secretario de Estado de la Santa Sede,cardenal Tarcisio Bertone, en febrero de 2008, al conmemorarse 10 años de la visita de San Juan Pablo II a Cuba.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.