¿Por qué Estados Unidos no puede importar productos de Cuba? (+Audio y Video)

Un mes antes, el 3 de febrero de 1962, el presidente John Kennedy había decretado el bloqueo total contra Cuba.

Pero ya desde 1959, Estados Unidos venía aplicando políticas dirigidas esencialmente a quebrantar puntos vitales de la defensa y la economía cubanas, tales como la supresión de la cuota azucarera, y el no suministro y refinación de petróleo por parte de las empresas petroleras norteamericanas que monopolizaban la actividad energética.

Paralizar al país, ese era el propósito que no lograron, así como también un solapado boicot a cualquier compra de piezas de repuesto para la industria cubana, toda ella de factura norteamericana.

Las medidas adoptadas por el Gobierno Revolucionario destinadas a recuperar las riquezas del país y a ponerlas al servicio del pueblo propinaron un duro golpe a los intereses de los grandes monopolios estadounidenses que durante más de medio siglo saquearon los recursos de la Isla y dominaron a la nación cubana.

Durante más de 50 años, sucesivas administraciones estadounidenses han mantenido el bloqueo, una política que solo podrá ser levantada definitivamente por el Congreso de Estados Unidos.

Después de los anuncios del 17 de diciembre de 2014, cuando el presidente Barack Obama reconoció el fracaso de la política seguida contra Cuba, son muchos en el mundo los que creen que ya el bloqueo es cosa del pasado.

Sin embargo, la realidad es que se mantiene, pese a los paquetes de medidas adoptados por el gobierno de Obama, el último de ellos en octubre del pasado año.

Como bien ha reiterado Josefina Vidal, directora general de Estados Unidos de la cancillería, luego de los cinco paquetes de medidas anunciados por la anterior administración norteamericana, hoy se mantienen, en sentido general, las prohibiciones para las importaciones de productos cubanos en ese país.

El Congreso estadounidense es el órgano facultado para revocar las legislaciones que sostienen el bloqueo contra Cuba y decretar su fin; pero este acto puede estar precedido del desmontaje de la inmensa mayoría de las restricciones que lo conforman a través de acciones ejecutivas del Jefe de la Casa Blanca.

Al revisar la cronología de esa absurda política, que dura más de cinco décadas, constatamos que el bloqueo persiste, y que las medidas adoptadas por la anterior administración, son positivas pero benefician más a Estados Unidos que a Cuba.

55 años después, ¿por qué no autorizar la importación en Estados Unidos de cual-quier mercancía fabricada o derivada de productos cultivados, producidos o manufacturados en Cuba por empresas estatales, lo que solo ha sido permitido a los productos biofarmacéuticos?

Definitivamente, el bloqueo de Washington contra Cuba es obsoleto y tendrá que ser levantado.


Escuche el reporte en audio de la periodista Angélica Paredes López, de Radio Rebelde:


Vea video:


 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.