La radio, la Filosofía y las leyes de la naturaleza

La introducción filosófica  está dirigida a llamar la atención de los creadores de productos comunicacionales porque en la medida que se sepa el comportamiento de los seres humanos, sus gustos, éxitos, fortalezas o errores, en esa medida se podrá realizar la sintonía entre los emisores y receptores; comprender la llamada dramaturgia en los programas como aquel  movimiento vibratorio  resultante  del estudio de la naturaleza circundante.

Siempre hemos defendido a la radio como un fenómeno alegre, luminoso, cargado de energías capaces de transformar al ejecutante como al expectante bajo la égida de complementarse  uno y el otro. Si conocemos  que todo vibra en el universo, que  lo positivo que se siembre desde una mente podrá recogerse al instante o más adelante con idénticos matices, no cabe dudas, es la positividad creativa  la carta de triunfo.

Los filósofos conocen que los estados de ánimo vibran y lanzan al espacio esas vibraciones en sonidos y en colores. Porque  todos los estados mentales se lanzan al exterior del cuerpo que los crea y van golpeando cuerpos afines como hacen los instrumentos musicales, y estas vibraciones “afectan” en bien a quien las recibe. La radio es un reservorio de energías positivas porque hasta las llamadas “malas noticias” sabe como trasmitirlas.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.