Intercambia Rodrigo Malmierca con ejecutivos y empresarios de Estados Unidos

Malmierca llegó a la sede de la organización acompañado por el embajador de la isla en Washington, José Ramón Cabañas, el presidente de la Cámara de Comercio de Cuba, Orlando Hernández, y funcionarios de la Cancillería, del Banco Central y de empresas de la mayor de las Antillas, delegación que desde ayer cumple una visita de trabajo de cuatro días al país norteño.

Además de Brilliant, dieron la bienvenida a los visitantes la vicepresidenta para las Américas de la Cámara, Jodi Bond, y el exsecretario de Comercio Carlos Gutiérrez, quien encabeza el Consejo Empresarial Estados Unidos-Cuba.

El día que se levanten las restricciones de Estados Unidos hacia Cuba habrá un importante flujo comercial y las inversiones norteamericanas serán convenientes en la medida que estén en concordancia con el interés nacional y la soberanía de la nación antillana.

Así lo expresó Orlando Hernández Guillén, presidente de la Cámara de Comercio de Cuba, quien añadió que hay un gran número de hombres de negocios y ejecutivos norteamericanos que son conscientes de las potencialidades del mercado cubano.

Ello se basa, aseguró Hernández Guillén, en las características de nuestro país y las condiciones que se han creado desde el propio triunfo revolucionario: la estabilidad, la preparación profesional y avances en sectores claves.

Asimismo,  se aprecian oportunidades en ramas como el turismo, la industria farmacéutica, sectores de energía, y la prospección petrolera, entre otras, precisó.

“Estados Unidos es el mercado natural para nuestro país”, indica, tanto para las importaciones de productos en los que las compañías norteamericanas son líderes y que están vedados para la mayor de las Antillas, como para las exportaciones de productos nacionales que encuentran su mayor nicho en el territorio vecino.

Citó como ejemplo que antes de la firma de la Ley Torricelli en 1992, Cuba comerciaba por más de 700 millones de dólares con compañías norteamericanas de terceros países, “hoy ese potencial debiera ser mayor”.

Según el funcionario caribeño, las empresas estadounidenses están en una etapa de exploración y darán los siguientes pasos a medida que se eliminen las restricciones que todavía están vigentes, un campo en el que el Ejecutivo conserva importantes facultades aunque el Congreso tiene la última palabra.

Destaca en ese sentido, la reciente aprobación de una licencia por parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) a la empresa Cleber LLC, que busca instalarse en la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

Fuentes:  Radio Rebelde, Radio Reloj y Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.