Cuba mira hacia el mundo

Cada nueva Feria Internacional de La Habana que se inaugura es un pedacito de muro del bloqueo que se derrumba. Es como si abriéramos una ventana al mundo para mostrar y también recibir nuevas oportunidades de intercambio de negocios mutuamente ventajosos más allá de fronteras y también dentro, por la posibilidad de alcanzar nuevos encadenamientos productivos.

La cita de La Habana, con carácter anual, reabrió sus puertas luego de una obligada ausencia de dos años por causa de la COVID-19 y retoma su escenario habitual capitalino de Expocuba.

Sus jornadas serán clave para mostrar las potencialidades nacionales, en un mundo pospandémico marcado por la crisis económica internacional, restricciones en el intercambio comercial, encarecimiento de las materias primas y también de los fletes para la transportación de los productos.

FIHAV, como se le conoce a este evento por sus siglas en inglés, es considerado como la bolsa general de carácter comercial más importante no solo de nuestro país, sino del área del Caribe, y una de las más representativas de América Latina.

Uno de los momentos más importantes de esta cita sigue siendo el Foro de Inversiones, que convocará a empresarios cubanos y extranjeros,  un reto en materia de atraer inversiones al país, a pesar de las medidas de bloqueo de Estados Unidos que han sido recrudecidas y constituyen el mayor obstáculo para nuestro desarrollo y un freno permanente para los bancos internacionales y el acceso a créditos financieros. Digamos que actúa como Espada de Damócles sobre los potenciales inversionistas por las presiones que ejerce Washington para evitar cualquier contacto o negocio con nuestro país.

Otro atractivo de esta feria serán los días dedicados a los pabellones de varias nacionalidades,  que resultarán referente obligado durante las cinco jornadas que contempla FIHAV 2022.

En el caso cubano, la cita estará marcada por la coexistencia en la participación de varias formas de gestión estatal y no estatales. Trascendió que serán más de 190 las entidades estatales, que se harán acompañar de unas 25 micro, pequeñas y medianas empresas, junto a representantes de 60 países.

Las industrias más representadas son la alimentaria, biofarmaceútica, farmaceútica, la industria Ligera, la construcción, entre otras, con reservas nacionales que mostrar a la contraparte de empresarios extranjeros y la posibilidad de establecer negocios mutuamente ventajosos.

En el orden interno, además de lo que representa la Feria Internacional de La Habana, y su reconocimiento como escenario de negocios durante casi cuatro décadas, está la necesidad de seguir conectando a la Empresa Estatal Socialista con otras formas de gestión no estatales, en un gran cadena productiva que tribute a elevar los niveles de producción y oferta a la población, y a su vez, estas con las inversiones extrajeras que se desarrollan dentro de fronteras.

Al descorrer sus imaginarias cortinas este lunes, FIHAV 2022 ratificó la voluntad del país de ampliar los vínculos ecónomicos con empresarios de otras naciones, sin perder independencia y soberanía. El mundo mira hacia Cuba y Cuba mira hacia el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *