En Ginebra Cuba aboga por eliminación de armas nucleares

“No existe argumento válido alguno para justificar la existencia y posesión de armas nucleares. Resultan totalmente cuestionables las doctrinas de defensa o seguridad basadas en la llamada disuasión nuclear, que deben cesar”, afirmó.

La Embajadora recordó en este sentido las recientes palabras del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, quien instó a “martillar sobre la necesidad de preservar la paz, y que ninguna potencia se tome el derecho de matar a millones de seres humanos”.

Ante la situación actual, Rodríguez lamentó profundamente la ausencia de trabajos sustantivos en 20 años en la Conferencia, y mostró su convencimiento de que “esta parálisis se debe a la falta de voluntad política por parte de algunos Estados para lograr avances reales”.

Asimismo, la diplomática reafirmó la postura cubana de defender el multilateralismo como principio básico de las negociaciones en materia de desarme.

Rodríguez se refirió, además, a la convocatoria, por primera vez en la historia, a una Conferencia Internacional de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre el Desarme Nuclear, la cual debe tener lugar a más tardar en 2018.

“Esperamos que dicha Conferencia cuente con el apoyo de todos y tenga un resultado exitoso”, sostuvo.

En otro asunto, la representante permanente hizo un llamado a detener de inmediato todo plan para la militarización del espacio ultraterrestre.

“Consideramos que la prevención de la carrera armamentista en el espacio ultraterrestre es una prioridad, al igual que evitar el emplazamiento de armas en el mismo”, indicó.

Una postura similar de rechazo manifestó respecto al empleo encubierto e ilegal de los sistemas informáticos para agredir a terceros países, dadas sus potencialidades de provocar conflictos internacionales.

Por otro lado, Rodríguez recordó la importancia de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en la cual se declaró la región como zona de paz.

Igualmente Cuba ratificó en Naciones Unidas su compromiso con el cumplimiento de la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales y sus Protocolos anexos.

Durante la décima Conferencia de Altas Partes Contratantes de esa convención, que se extenderá hasta el próximo viernes, la delegada de la isla caribeña Nadiezda Arredondo Picó explicó la estricta observancia por parte del Estado cubano y sus fuerzas armadas de las disposiciones del Protocolo V, referido a los restos de explosivos de guerra, en todo el territorio nacional.

De acuerdo con Arredondo Picó, en Cuba están vigentes normas y procedimientos específicos para que las armas y las municiones no se conviertan en restos de explosivos, tanto en tiempos de paz como de guerra.

En consecuencia, continuó, en el país no existen víctimas de estos artefactos, dada la preparación para atender este asunto.

Fuente. Prensa Latina, Cubamirex

Editora. Carmen Torres Laffita

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *