Aurora Basnuevo, humor criollo y cubanía

Forma parte durante 40 años del exquisito elenco de un clásico de la radio cubana, Alegrías de Sobremesa y durante más de 20, conduce, actúa y canta en la Fiesta guajira de Radio Progreso. En la televisión se presenta al lado de las más prominentes figuras del humor criollo también en un clásico para todos los tiempos San Nicolás del Peladero… Y en el cine… pero dejemos que sea la propia Aurora Basnuevo, la que lo cuente.

Sé que su primera presentación en público la hace en El programa de José Antonio Alonso, donde la seleccionan Estrella Naciente, cuando aún es estudiante de tercer año de la Escuela Normal para maestros. ¿Y después?

“Recibí clases de canto con Zoila Gálvez y repertorio con Isolina Carrillo. Se nos presentaba en el programa como Estrella Naciente y además hacía otras actuaciones. En la eliminación de eliminaciones que realizaba el programa ante un jurado, resulté ganadora y me entregaron un carné que me acreditaba como cantante profesional. Eso fue en 1957. Ya como profesional trabajé en algunos programas de la CMQ radio y televisión y en algunos espectáculos”.

Después se gradúa de maestra primaria y alterna su trabajo en el aula con sus presentaciones artísticas.

Cuándo se produce su primera experiencia como actriz?

“Esto fue un proceso que comienza cuando Cuqui Ponce de León la directora del grupo Rita Montaner, me llamó para que participara como oyente del seminario que allí existía, pues en ese momento no tenía plaza vacante. Mi primera experiencia como actriz se produce en 1962 en la sala Tespis del Hotel Habana Libre con una obra de Héctor Quinteto, Habitación 406, con dirección Miguel Montesco”.

Debido al éxito de esta primera presentación el director de la obra le confía el papel protagónico de Los cuchillos del 23 de Hernández Sabio, en la Sala Arlequín. En esa obra actúa, canta y baila. La crítica fue muy favorable. Esta vez comparte el papel protagónico con Julito Martínez, pero ¿En qué momento hace la comedia Las Yaguas?

“Eso fue en 1964, ya en el grupo Rita Montaner, plaza que obtuve por decisión unánime de un jurado del Consejo Nacional de Cultura. Estando allí asumí el papel protagónico en Las Yaguas, con la dirección musical de Eddy Gaytán. Recuerdo que en esta obra cantaba boleros, guarachas, guaguancó y rumba. Esta obra de Maité Vera, con música de Piloto y Vera, se presentó con rotundo éxito en el Teatro Musical. Con ella recorrimos todos los rincones de la antigua provincia de Oriente y por vez primera se llevó el teatro a la ciudad de Baracoa, en el extremo más oriental de Cuba. En 1965 se me confió el papel protagónico de una comedia chilena, La pérgola de las flores, de Isidora Aguirre. Esta obra se puso en escena en el Teatro Musical de la Habana, durante El Festival de Teatro Latinoamericano y significó mucho en mi carrera porque fue seleccionada como la obra más destacada de ese año. En la puesta en escena compartí las actuaciones con Luis Alberto García, padre, Trini Ligüeri y Adrián Cúneo, entre otros. Después fue presentada en Teatro ICR, dirigida por Armando Soler y Raúl Pérez. Tuve el honor de trabajar, entre otros, con María de los Ángeles Santana”.

¿Y con el grupo Jorge Anckermann tiene mucho trabajo?

“Cómo no. Allí me llevaron Enrique Núñez Rodríguez y Eduardo Robreño, para que protagonizara una serie de comedias musicales que tenían en proyecto. La primera fue El amor nació en la plaza, con la dirección de escena de Humberto Bravo y musical de Rodrigo Prats. Allí trabajé con actores de mucho prestigio que le aportaron mucho a mi carrera, entre ellos, Candita Quintana, Alicia Rico, Cuca Tellechea, Américo Castellanos, Ramón Espigul y Aníbal de Mar”.

¿Recuerda otras comedias que lleva a escena en esa época?

“Trabajé en Pedro Manso, comedia musical de Rómulo Loredo con música del maestro Enrique Jorrín y la dirección de Enrique Núñez Rodríguez. Con la firma de Eliseo Iglesias Novoa, Millonarios Socialistas. Allí tuve la dirección de Mario Limonta y la musical del maestro Odilio Urfé. Aquí actuaba y cantaba y compartí la escena con Juan Carlos Romero, Carlos Monctezuma y Bobby Carcassés, entre otros. Compartí el papel protagónico con Jorge País y Luisa María Güel en El remero respetuoso con libreto de Arturo Liendo y dirección musical de Adolfo Guzmán. También recuerdo de esa época, Tambores con dirección de Modesto Centeno y libreto de Carlos Felipe. Yo soy aquella de Arturo Liendo, donde compartí papeles protagónicos con Carlos Monctezuma, Alicia Rico, Candita Quintana».

“Más tarde trabajé en El premio flaco de Héctor Quintero, protagonizada por Candita Quintana, secundada por Carlos Monctezuma, Bobby Carcasses, entre otros. En esta obra yo hice el rol coprotagónico. La dirección fue de Adolfo de Luis. Esta obra obtuvo el premio Gallo de la Habana. Recuerdos del Alhambra de Eduardo Robreño con la dirección musical de Rodrigo Prats. Y Voy abajo con libreto de Enrique Núñez Rodríguez. Hice esta obra por petición de la propia Candita Quintana que debió protagonizarla en el Teatro Martí, pero se enfermó y pidió que yo la sustituyera. Esto fue un gran estímulo para mí, además de la crónica que escribió en la Revista Bohemia el periodista Orlando Quiroga a partir de las expresiones de la propia Candita”.

¿Cuándo comienza a hacer Televisión sistemáticamente?

“Fue por el año 1968, porque en esa fecha comencé a trabajar en dos aventuras de Los Mambises, con la dirección de Antonio Vázquez Gallo y libretos de Manolo Carballido Rey. Después el director Raúl Pérez, me incluyó en el elenco de Túpac Amaru. Más tarde trabajé como actriz y cantante en Tierra o sangre, escrita por Abraham Rodríguez y dirección de Miguel Sanabria”.

¿Qué otras cosas hace en la televisión porque usted desarrolla muchos géneros?

“Efectivamente he hecho de todo. Como actriz hice teatros, cuentos, comedias. También trabajé en programas musicales desdoblándome como humorista, cantante y presentadora en ocasiones”.

“De las comedias del domingo recuerdo El que dijo sí y el que dijo no, con la dirección de Ana Lasalle y la actuación en los papeles protagónicos de Verónica Lynn y Raúl Selis. También trabajé mucho en las comedias con Severino Puente como director, actuando y cantando”.

“De Teatro ICR recuerdo Cantar por Tilín García con dirección de Vázquez Gallo. También con la dirección de Vázquez Gallo El robo del cochino, de Abelardo Estorino. Del teatro vernáculo hice La niña de mis ojos, donde compartí la escena con Carlos Pous, Fela Jar. La dirección de Severino Puente. En esta obra cantaba y bailaba. Hice muchos cuentos dirigidos por Loly Buján, Severino Puente, Sirio Soto, entre otros. También fui llamada por Silvano Suárez y Miguel Sanabria para trabajar en algunas novelas del espacio Horizontes”.

También Aurora Basnuevo interviene con éxito en los programas musicales de la televisión.

“Fueron muchos, pero los que más huella dejaron en mí fueron Tele Fiesta, con libretos de Enrique Núñez Rodríguez, donde actuaba y cantaba. Melodías de ayer y de hoy, con dirección de Amaury Pérez García. De repente en TV, con dirección de Joaquín M. Condall, allí también trabajé como actriz y cantante. En sus inicios trabajé como animadora de Juntos a las 9, con la dirección de Eugenio Pedraza Ginoris y en Palmas y Cañas, con el cual también participé en algunas giras por el país. Y por supuesto trabajé muchos años, hasta su desaparición en San Nicolás del Peladero, que fue también una gran escuela para mí”.

En su tránsito por la radio acumula una vastísima experiencia. Es imposible pedirle que nos hable de todos, pero si quiero que se refiera a los espacios más importantes en que participa.

“He trabajado mucho en la programación dramática de Radio Progreso con Caridad Martínez y Gilberto Enríquez tanto en Novela cubana, por ejemplo Sol de Batey de Dora Alonso, como en el histórico Así se forjó la Patria y en las Aventuras. Con la dirección de Erdwin Fernández trabajé en el humorístico Quién bien te quiere te hará reír, con guión de Alberto Luberta. Pero donde más el pueblo me identifica es en Alegrías de sobremesa. Con este programa hemos recorrido nuestro país y nos presentamos en Angola llevando arte y alegría al pueblo y a nuestros internacionalistas. También durante más de 20 años conduzco, actúo y canto en el programa campesino Fiesta Guajira de Radio Progreso”.

En su hacer artístico tiene un trabajo que la niñez aprecia mucho.

“Ya hablé de las aventuras infantiles en Radio Progreso. Pero también en la televisión he trabajado mucho el tema de la niñez, fundamentalmente en Amigo y sus amiguitos y Tía Tata cuenta cuentos, no sólo haciendo voces sino cantando. Tengo un repertorio de más de 25 canciones infantiles, que se utilizan en los programas dedicados a la niñez en todo el país y también en dibujos animados”

Aurora Basnuevo también acumula una importante experiencia internacional en la cinematografía.

“Las películas que he filmado me han dado la oportunidad de expresar mi arte allende los mares y también de poder visitar y actuar en algunos países como España, allí fui a doblar al español la película Salsa, que como te dije al principio se rodó en París en idioma francés. Precisamente di vida a uno de los personajes principales de la película Salsa, de la realizadora Joice Buñuel. Llevamos la película a Suiza y participé en un concierto, esto me trajo mucha experiencia. También he visitado México. Debo decirte que Robinsón Crusoe, se hizo también en francés. Allí trabajé un personaje dramático con Pierre Richard. La película Estorvo con Rui Guerra, la hice en portugués y no fue necesario que me doblaran”.

Colecciona una larga y fructífera experiencia en el arte. Es imposible reseñar cada detalle. No obstante hay momentos que dejan una huella porque constituyen hitos importantes en el desarrollo de un artista. ¿Queda algo que no puede omitir?

“Quiero referirme a tres momentos, cada uno con sus características. En el centenario de Cirilo Villaverde, me presenté en La Loma del Ángel, con un espectáculo donde interpreté el personaje de Dolores Santa Cruz de la zarzuela Cecilia Valdés. Hay otro espectáculo que recuerdo con cariño, fue en el Teatro América y se llamó Aurora por Aurora, allí hice la caracterización de tres tipos de hombre: el oriental, el machista y el infeliz. También quiero referirme al trabajo de monólogos que hice con el director Nicolás Dorr, el primero en el espectáculo Dos tiempos, dos mujeres, titulado Yo tengo un brillante basado en la obra La Chacota del propio Dorr. El segundo se llamó Mediodía candente, y lo escribió expresamente para mí Nicolás Dorr”.

Hace 50 años que Aurora Basnuevo se presenta en El programa de José Antonio Alonso y a partir de ese momento su vida artística comienza un ascenso hasta la cima, diría hasta conquistar la fama y sobre todo el cariño y el respeto del pueblo. ¿Cómo siente Aurora Basnuevo la popularidad?

“El hecho de mirar hacia atrás y observar el camino recorrido sólo me impulsa a seguir adelante. Tengo lo fundamental, la cabeza llena de proyectos y vocación, fuerza y deseos para realizarlos. Trabajar para mi pueblo será siempre el mayor estímulo”.

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.