Marcelo Agudo, caballero del escenario

Su desaparición física en plenitud de facultades, priva a la radiodifusión cubana, de un director inteligente y capaz, un locutor y narrador extraordinario y un actor de fibra. Sin dudas es un maestro a la hora de comunicarles a los artistas que dirige, toda la emoción que la obra requiere.

Muchos de sus compañeros ya jubilados, lo recuerdan como la persona que les abre las puertas de la radio y los ayuda a formarse como actores, locutores y directores, tres categorías artísticas en las que sobresale por su talento nada común.

Son antológicas sus parejas protagónicas con dos figuras irrepetibles de la escena cubana: la española Pilar Bermúdez y la cubana Enriqueta Sierra.

Aunque aprende el oficio paterno de sastre, su afición por las tablas lo llama desde muy pequeño, hasta que le dice adiós a la sastrería: sería actor profesional. Debuta en la compañía del famoso Rambal y desde ese momento se convierte en EL CABALLERO DEL ESCENARIO.

Así lo describe, el historiador de la radio Oscar Luís López: “Hombre culto, gran lector, elegante, llevó su pasión por el teatro, hasta la misma vida real, pues solía hablar y moverse como un personaje teatral. En las inflexiones de su voz había siempre la correcta impostación del actor. En sus gestos, recordaba siempre al Don Juan, de Zorrilla, aunque no vistiera de capa y espada. Era el clásico artista del romanticismo finisecular, que llevaba ese aire novelesco sin pedantería, y un amigo correcto, afable, que ganaba la simpatía inmediata de cuantos le trataban.”

Cuando la radio comienza a desarrollarse, Marcelo Agudo, se entusiasma con las múltiples posibilidades que descubre en el nuevo medio y hacia él encamina sus pasos. Ya en 1935 se asocia a Félix 0’Shea, otro joven que como él se apasiona con los micrófonos y las consolas. Comienzan a transmitir, cada domingo, comedias con el nombre de Radiodifusión O’Shea, a través de la radioemisora CMCY, de Autrán que tienen como figuras protagónicas a Marcelo Agudo y a una actriz española, Pilar Bermúdez, rápidamente ambos conquistan el favor de los oyentes.

Este momento resulta inapreciable para hacer mención a Pilar Bermúdez, quien llega a Cuba siendo muy joven, como parte de una compañía donde sus padres eran las figuras protagónicas. Muy rápido se identifica con la escena cubana, donde gana las simpatías del público amante del teatro. Y aquí en tierra cubana se queda para siempre.

Pilar Bermúdez se distingue por una extraordinaria fibra dramática, y una voz que logra dominar todos los matices escénicos. Forma junto a Marcelo Agudo a partir de Septiembre de 1934, una pareja que cautiva a los oyentes.

La gran actriz y locutora Margarita Balboa, coincide con Pilar a principios de los años cincuenta del pasado siglo. Guarda de ella un lindo recuerdo, así lo expresa: “Una señora anciana que tenía una voz como un cascabel. Los teatros en la Cadena Azul eran con público y cuando protagonizaba aquella señora yo me quedaba absorta. Esa risa de Pilar Bermúdez era maravillosa, creo que no había joven que sacara aquel cascabel como lo hacía Pilar”

Cuentan los que lo conocen que Marcelo Agudo, tiene un timbre, una emoción y un matiz difícil de alcanzar en las interpretaciones que realiza. Y de aquel estilo aprenden muchos actores que más tarde alcanzan la categoría de galanes preferidos del público radioyente.

En un momento, que la pareja preferida de Marcelo Agudo y Pilar Bermúdez se desintegra, por problemas personales de ella, Radiodifusión 0’Shea contrata a Enriqueta Sierra, la gran rival en la escena de Pilar Bermúdez. En ese momento Enriqueta triunfa, como actriz y directora, en el reconocido espacio de La Hora Múltiple, de la radioemisora CMCW. Los directivos de esta emisora reaccionan y contratan de forma “exclusiva” a Enriqueta y le extienden un contrato a Marcelo Agudo para unir a esta pareja en La Hora Múltiple.

Meses después Félix 0’Shea se asocia de nuevo con Marcelo Agudo y toman en arriendo la emisora CMK en los altos del Hotel Plaza de La Habana. Allí se reanudan las comedias con las figuras centrales de Pilar Bermúdez y Marcelo Agudo.

En 1936 llega a La Habana, provenientes de Santiago de Cuba, el gran creador Félix B. Caignet, que ya ha triunfado en la CMKD de la región oriental con sus episodios de Chan Li Po, el primer serial de América Latina.

Después de deambular por la capital, Félix B Caignet, llega a la CMK. Son Félix O’Shea y Marcelo Agudo en la emisora del Hotel Plaza, los que deciden transmitir estos episodios en el horario estelar de las ocho de la noche, nada menos que frente al espacio de La Hora Múltiple, goza de la preferencia en ese momento. Esto constituye un gran reto.

A Carlos Badías y Mercedes Díaz en los papeles protagónicos, la actuación especial de Anibal de Mar como Chan Li Po, el detective chino, se une la impecable voz, matices y dicción de Marcelo Agudo, en la narración. Con ello da inicia a esta modalidad de la locución en la radio de La Habana.

En pocas semanas toda la audiencia se esclaviza ante los receptores que marcan en el dial la CMK, cautivada por aquel detective que constantemente dice “Tenga paciencia, mucha paciencia…” Este espectáculo radial logra la supremacía en la audiencia habanera.

En 1937, Marcelo Agudo junto a Enriqueta Sierra, desde los micrófonos de la CMQ de Monte y Prado, llevan al aire un espacio que se convierte en un suceso. Se inicia una nueva experiencia en la Radio de Cuba: La novela radiofónica.

La primera serie radial que en Cuba, dramatiza novelas famosas fue Cumbres Borrascosas, con Enriqueta Sierra y Marcelo Agudo, en los papeles protagónicos. Este ensayo fue todo un éxito, más cuando en ese momento se exhibía en las salas cinematográficas de la isla, la película que protagonizan Lawrence Oliver y Merle Oberon.

Por sus grandes aportes a la radiodifusión, por ayudar a descubrir y señalar el camino, por la ayuda que brinda a sus compañeros, por ser un ejemplo como actor, locutor y director inteligente y capaz, a Marcelo Agudo se le considera uno de los cinco pilares de la radio.

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.