Celia Sánchez: flor, madre

Capullo empinado hasta las filas del Movimiento 26 de Julio, organizó la red clandestina de campesinos, vital para los expedicionarios del yate Granma.

Un mes de mayo también la vería espigar hasta la condición de soldado del Ejército Rebelde en el combate del Uvero.

Norma, Lilian, Carmen, Caridad y Aly: Celia esparció su perfume de mariposa en comprometidas misiones en el llano, al frente del pelotón Mariana Grajales, recopilando la documentación en los días de la Sierra Maestra y custodiándola tras el triunfo.

Y cuando al amanecer 1980 palidecieron sus pétalos, Celia Sánchez convertida para siempre en gloria, Cuba guardó también su esencia maternal.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.