El Che en la contemporaneidad

El Che es fuente de motivación y enseñanza. Patrimonio de América Latina y del mundo, más que de un país en particular donde naciera, luchara o muriera, Ernesto Guevara es símbolo para millones de hombres y mujeres en diferentes partes del mundo.

Su pensamiento hoy tiene plena vigencia para los pueblos latinoamericanos, pues varias veces el Che resaltó que todavía los días complejos no habían pasado, ni en el terreno de la economía, ni en lo que respecta al peligro de otras agresiones militares.

Aseveró con particular relevancia: «Son días verdaderamente difíciles, pero dignos de ser vividos».

Sus asesinos en la escuela de La Higuera no pudieron matar su legado. Su desaparición física no borró la significación de su vida porque su ejemplo, como expresó el Comandante Fidel Castro, como semilla caída en tierra fértil, germinó en el clamor y la acción de los pueblos, en la obra de la Revolución que ayudó a forjar, y en las nuevas Revoluciones que surgieron en su tierra americana.

Todavía es posible y necesario crear el hombre nuevo que él proyectó en sí mismo. A la luz de la contemporaneidad, es necesario asumir el hilo conductor del pensamiento del Che, particularmente en la situación que vive América Latina.

El Che es un hombre con un ejemplo imperecedero que nos convoca cada día a soñar, a crear y a confiar en un ideal. Desde su partida física le ha hecho mucha falta a sus pueblos de América que todavía están por lograr la definitiva independencia.

En Ernesto Guevara, palabra y acción siempre estuvieron unidas indisolublemente.

Así lo afirmó su hija Aleida Guevara March, ante la pregunta de la televisora Russia Today: «¿qué estaría haciendo el Che hoy si se hubiera quedado viviendo en Cuba?».

Rápidamente respondió: «Estaría consciente de que hay muchas cosas que tenemos que resolver, pero siempre estaría al lado del pueblo cubano. Mi papá estaría con su manera aguda de crítica inmediata, segura; y la gente estaría contenta de escucharlo siempre, porque el Che decía tranquilo lo que pensaba, y lo decía mostrando cómo trabajar para resolver los problemas. La gente por eso lo seguía y si hoy estuviera aquí, estaría trabajando junto a nosotros».

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *