Fidel, el Granma y las FAR

Un 25 de noviembre, en 1953, zarpó desde Tuxpan, México, y otro 25 de noviembre, en este 2016, Fidel nos dio su ¡hasta siempre!

El Granma los trajo a costas cubanas para dar paso a la lucha en la Sierra Maestra y posteriormente en todo el territorio nacional. Fue siempre el optimismo de Fidel, con su mirada de luz larga y su formidable capacidad organizativa,el que hizo posible la realización de aquel empeño patriótico.

La proeza del Desembarco del Granma fue inspiración para que el 2 de diciembre, en 1961, fuese proclamado a partir de entonces como Día de las Fuerzas Armadas Revolucionarias; institución que como pueblo uniformado tuvo hace seis décadas su entrada gloriosa en la Historia cubana.

Durante la lucha insurreccional y después, con mayor fuerza aún nuestras FAR, a cuyo frente Fidel designó por sus méritos a Raúl, han sido y sonsalvaguardas de la defensa nacional.

En los momentos más difíciles de la construcción revolucionaria las FAR enfrentaron toda clase de agresiones del imperio y sus secuaces y permanecen listas para defender las conquistas de nuestro Socialismo si alguien osara aventurarse en agredirnos.

Nuestro glorioso Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR), creado por Fidel, es el organismo encargado de dirigir, ejecutar y controlar la aplicación de la política del Estado y del Gobierno en cuanto a la preparación del país para la defensa del territorio nacional, incluidos el mar y el espacio aéreo,constituyendo por su máxima eficiencia uno de los grandes baluartes de la nación cubana.

En tiempos de paz desarrollan tareas en todos los ámbitos del quehacer, incluyendo la formación patriótica de sus miembros, la cultura y el deporte así como labores de la construcción socialista, el desarrollo económico-productivo y la protección del medioambiente. Por ello nuestras FAR son escuela y fragua de combatientes revolucionarios integrales.

En medio de estos días dolorosos, cuando ya Fidel no se encuentra físicamente entre nosotros, nos asisten la necesidad y el deber de reflexionar seriamente acerca de lo que hoy tenemos gracias a su estatura de Máximo Líder de la Revolución.

Esta inevitable tristeza que se irá transformando en mirada firme hacia el futuro, convencidos de que sigue inspirándonos con su obra y su pensamiento.

Fidel vivirá por siempre en las FAR; el yate Granma, como símbolo de la voluntad de un pueblo encabezado por la Generación del Centenario del Apóstol proseguirá su eterno navegar conquistando amaneceres; siempre adelante, firme y patriótico, comandado por Fidel que nos ha legado como brújula el Concepto de Revolución.

Todos los cubanos hoy somos el Granma, somos las FAR, ¡SOMOS FIDEL!

 

 

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.