Qué era Cuba? (VII)

Y con tal propósito pretendo describir -sobre todo para los jóvenes- algunos breves datos sobre la llamada Guardia Rural, creada en 1898 bajo la ocupación militar norteamericana e ignorando, por supuesto, al Ejército Libertador, el propio gobierno de Cuba en Armas, y al pueblo cubano, ya que pensaban que esos factores afectarían sus claros objetivos anexionistas.

Aquella fuerza militar en nuestros campos se ocuparía de dividir a las fuerzas revolucionarias, y buscar apoyo en los anexionistas que reclamaban la permanencia norteamericana en Cuba. Ahora bien, en ese contexto fue creada la Guardia Rural: se enseñoreaban la ruina y las penurias consecuencia de las hostilidades bélicas, la terrible Reconcentración de Valeriano Weyler, así como el aumento de la delincuencia y el bandolerismo. Tales circunstancias obligaban a la creación de un cuerpo de «protección rural», integrado por conocedores de los campos cubanos.

Debo agregar lo siguiente: la Guardia Rural, de hecho, se convirtió más en una institución particular al servicio de los ricos hacendados que en dependencia del Estado. Por ejemplo, de 56 cuarteles, 45 pertenecían a dueños, los que tenían un doble objetivo. Por una parte, cuidar sus bienes del acoso de bandoleros y, por otra, expulsar de sus tierras a pequeños propietarios y campesinos, porque la presencia de ellos con sus familias y sus bohíos entorpecían la expansión de las riquezas de aquellos acaudalados.

En realidad este contubernio histórico entre el gran poder económico nacional y los siniestros intereses yanquis para anexarse la isla, constituía una verdadera obra de inteligencia neocolonialista, encubierta bajo el cínico manto de ayuda humanitaria, que sembró el terror entre los campesinos cubanos, ejecutando torturas, plan de machete, desaparición de personas, y desalojos lanzándolos al camino real.

En este último caso, me gustaría sugerirle investigar sobre lo que fue el Realengo 18, muy emparentado con la Guardia Rural en los campos de Cuba, para profundizar en la verdadera magnitud de aquella época que tanto sufrieron nuestros campesinos.

Profundicemos en el pasado para encontrar lo que fue y ya no es.

“Nada piden los cubanos al mundo, sino el conocimiento y respeto de su sacrificio”, José Martí

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.