Red de redes: adicción y utilidad

Sería tonto pensar que estos asombrosos inventos de la humanidad no sean verdaderamente útiles. Claro que lo son, si se dedican exclusivamente a elevar el caudal cultural de la población. Pero, ¿todo es color de rosas? Naturalmente que no, porque para responder a las siguientes preguntas no es imprescindible ser súper dotado. Veamos.

¿Es cultura ver pornografía?; ¿un niño o niña «disfrutando» de un video juego donde reinan la violencia y la muerte?; ¿enterarnos por Facebook que mataron a un hombre con el mismo nombre y edad de uno que usted conoce, y finalmente conocer que es incierto?; ¿entrar en el mundo sórdido de los grandes medios de comunicación dedicados a chismes de alcoba,  la distorsión, la mentira?; ¿escuchar de una emisora miamense cómo se denigra a un hombre de talla universal como el Che Guevara, al punto de acusarlo de asesino; o un engendro de ser humano que quiere revisar la «buena» historia de Fulgencio Batista, el mismo gorila, desgraciadamente cubano, que instauró como deporte la muerte, la tortura, las desapariciones de jóvenes y un sinfín de aberraciones humanas protagonizadas por verdaderas bestias?

Interminables resultan estos cuestionamientos, cuyas respuestas resultan obvias para el pueblo cubano. Entonces, ¿qué decisiones debemos adoptar, hasta qué punto podemos llegar viendo a nuestros niños y jóvenes, declaradamente adictos a los celulares, consumiendo muchas horas que podrían estar dedicadas a compartir con otros de sus semejantes?.

Estoy seguro que usted habrá sido testigo de niños que no responden a su llamado, ni siquiera a una invitación muy deseada o al brindarle una golosina.

Soy consciente de la gran complejidad del tema y de las múltiples opiniones existentes. Por ello, solo pretendo poner sobre la mesa estas sencillas reflexiones a modo de invitación para continuar adentrándonos a un asunto tan importante como polémico.

¿La humanidad va por un sendero seguro hacia el llamado desarrollo?; ¿seremos adictos o siervos de lo que nos impongan? Les dejo con unas palabras del multimillonario Bill Gates.

«La computación surgió para resolver un problema que antes no existía».

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.