Saldrá el Reino Unido de la Unión Europea

«Sigo creyendo que el Reino Unido estaría más seguro y sería más fuerte y próspero dentro de la Unión Europea», ha afirmado. «Pero los británicos han decidido seguir otro camino y necesitamos un nuevo primer ministro», insistió.

Durante una breve alocución a las puertas de Downing Street, Cameron ha confirmado que seguirá transitoriamente tres meses en el poder y cederá el testigo a un nuevo líder en la Conferencia del Partido Conservador en octubre. El ex alcalde de Londres Boris Johnson, el considerado artífice de la victoria del Brexit por cuatro puntos (52% a 48%), se perfila como su posible sucesor con el apoyo de la mitad euroescéptica del partido que ha hecho valer su peso en las urnas.

Cameron ha reiterado su confianza en que el Reino Unido pueda salir adelante fuera de la UE, pero se ha ofrecido a permanecer los tres próximos meses en Downing Street para garantizar la estabilidad necesaria al país y a los mercados. El premier ha intentado aplacar también la inquietud de los tres millones de extranjeros en el Reino Unido y ha asegurado que no habrá «cambios inmediatos» en su situación.

Los resultados.

El resultado refleja una unión profundamente dividida.

El Reino Unido ha sido miembro de la Unión Europea desde 1973.

La libra esterlina cayó por debajo de 1.33 unidades frente al dólar, el más bajo desde 1985, según Kit Juckes, estratega de Societe Generale.


De un lado y de otro.

Quienes están a favor de salir del bloque argumentan que las reglas europeas sofocan al sector empresarial de Reino Unido, y que la salida de la unión puede impulsar a la economía. Mientras, quienes promueven la permanencia consideran que Reino Unido caerá en recesión y tendrá pérdida de empleos si opta por la independencia.

Las autoridades del Reino Unido dicen que se pueden perderse hasta 820,000 empleos si se abandona la UE. La advertencia más reciente provino de JPMorgan a mediados de junio.

Lo que viene.

El país tendría dos años para negociar su separación, incluyendo las condiciones comerciales con los 440 millones de consumidores del bloque.

La salida del Reino Unido de la Unión puede afectar a unos 1.2 millones de nacidos en Reino Unido que viven en otros países de la UE, ya que pueden perder su derecho a viajar libremente y a tener acceso a prestaciones, como la atención médica.

Sin dudas la separación británica puede ser el comienzo de un periodo turbulento para Europa. El bloque lidia con la peor crisis de refugiados en 70 años y los partidos alternativos ganan fuerza. La economía sigue débil y el desempleo es alto.

El apoyo a la UE cae radicalmente. En un estudio que el Pew Research Center llevó a cabo a mediados de junio se determinó que 47% de los habitantes de 10 países miembros tienen una opinión desfavorable del bloque.

A los líderes de la unión les preocupa que, si Reino Unido decide separarse, otros países sigan su ejemplo. Esto puede provocar la desintegración gradual de la UE, cosa que puede acarrear enormes consecuencias para la economía, la seguridad y la estabilidad mundiales.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *