¿Son bestias o humanos?

Debía existir un límite al llanto para que, a partir de él, se erija un torrente de justicia o un huracán  de castigo para los que se empeñan en hacer de la maldad humana un ingrediente básico con el que debamos vivir. Millones sienten como propio el terrible sufrimiento que produjo el terremoto que le arrebató  la vida a tantos miles de seres humanos en Turquía y Siria.

La vida en un minuto, quizás pensando en cómo soportar el inmerecido castigo que afrontan por parte del imperio, en el caso de Siria … Los gemidos claman desde las dos naciones, debajo de los gigantescos escombros. Es como un grito feroz de la naturaleza que también sufre el despiadado tormento de la que es víctima por parte de la irresponsabilidad e insensibilidad de los más poderosos.

Desde los primeros momentos de la tragedia se puso de manifiesto el valor de la solidaridad humana,  y hasta se echó a un lado divergencias posibles en aras de ayudar a paliar el desastre. Rusia, Cuba, Venezuela, China, México, Argentina, Irán y otros tantos ya enviaron cargas de avituallamiento, alimentos etc, y se produce entonces una verdadera muestra de fraternidad humana ¡tan necesitada de ella!

Pero, en medio del ajetreo entre tanto sufrir de esos pueblos, la valerosa acción de socorristas,  y la imprescindible ayuda mencionada, surge el insólito proceder del gobierno de Estados Unidos, esta vez haciendo gala de toda su degradación como una burla a los que padecen; o como la  última dentellada de la bestia para  rematar a la víctima.

“Sería irónico y contraproducente ayudar a Siria, pues su gobierno ha brutalizado a la población” . Dice Ned Price, vocero del Departamento de Estado del imperio. Aunque salta a la vista, no obstante fíjese en algo elemental: es decir, según esta bestia no hace falta ayuda al pueblo que tanto sufre porque su gobierno, dice, lo ha brutalizado. ¿Cómo calificar tanta bajeza y cinismo?. Pero hay algo que es imprescindible mencionar: a Siria, como a otros países la someten a sanciones; las fuerzas armadas del Pentágono mantienen al país ocupado militarmente gran parte de su territorio; se roban descaradamente el petróleo sirio y, para colmo, brindan apoyo a grupos terroristas que actúan contra la nación.

Y ahora, como si no les bastara se niegan a brindar imprescindible apoyo a ese pueblo. Claro, quisieran aplastar definitivamente a Siria, pero no lo hacen hasta que no le succionen hasta el último recursos natural. Y así sucederá en nombre de la democracia y el debido respeto a los derechos humanos. Y cuando el país se quede sin posibilidad alguna de resarcir los daños, entonces nuevamente entrará Estados Unidos para salvarlos y restaurar a esa nación al estilo yanqui para que jamás se atreva a querer ser independiente.

Por último pronunciarán un discurso justificando lo injustificable con muchas y variadas mentiras, declarando a Siria y al mundo que ellos únicamente pretendían el progreso para ese pueblo que tanto sufría. Y  tales palabras, como puñales aún ensangrentados, concluirán ¡para colmo! dando gracias a Dios por la propia existencia de los Estados Unidos de América. Bien sabe Cuba hasta dónde son capaces, cuando se recuerda lo sucedido con la pandemia de la Covid y nos negaron, en los momentos más difíciles, recursos indispensables para combatir la enfermedad. Hay que recordar también que el imperio dicta leyes para que todo el mundo las cumpla, como aquella Ley del César que le otorga  derechos para imponer medidas restrictivas contra todo el que proporcione ayuda a Siria.

Ya no tienen salvación, más temprano que tarde morirán en su propia salsa o ahogados dentro de una gran pila de billetes verdes y barras de oro.

“El egoísmo es la mancha del mundo, y el desinterés su sol”. José Martí

Autor

  • Silvio José Blanco Hernández

    Silvio José Blanco Hernández. Colaborador del Portal de la Radio Cubana. Destacado y multipremiado periodista, escritor, asesor y analista de información. Es autor de libros como "La radio, técnica, arte y magia", y "Los programas informativos de la radio... Y algo más", entre otras obras y materiales investigativos con importantes aportes metodológicos al medio radial.

    Ver todas las entradas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *