Desarrolla Cuba producción de biocombustible

Jesús Suárez, investigador y profesor titular en ese centro, precisó además que para la producción del biodiésel se utiliza la planta no comestible Jatropha Curcas, conocida también como Piñón de Botija, la cual tiene además otros importantes usos.

De acuerdo con Suárez, quien dirige la aplicación del proyecto, este incluye 430 hectáreas de Jatropha Curcas asociadas a 21 cultivos alimentarios, en seis municipios de igual número de provincias, y se realiza con financiación de la Agencia Suiza para Cooperación y el Desarrollo (COSUDE), y de la isla.

Comprende la construcción de cinco plantas productoras, dos de las cuales ya están operando con capacidad individual para aportar hasta 400 litros diarios del biocombustible.

La estación Indio Hatuey ejecuta este programa con la estrecha colaboración del Grupo Empresarial Laboratorios Farmacéutico (LABIOFAM), que aporta fuerza de trabajo calificada, maquinaria agrícola, entre otros, y el proyecto, el conocimiento, tecnologías de las plantas de biodiésel y todos los sistemas de riego.

El investigador aseguró que el biodiesel tiene casi el mismo valor calórico que el diesel y es un lubricante, además. A partir de una planta no comestible se obtiene en virtud de esta cooperación, un producto para ser utilizado en tractores y otros equipos agrícolas de la finca o campo, sostuvo.

Se trata- agregó- de una concepción de tecnología adecuada para la producción integrada de alimentos y biodiesel, que busca además mejorar la calidad de vida, reducir costos de producción, energía más limpia y menor contaminación.

Relacionada con la energía para el medio rural, se desarrolla además la producción de biogás y biofertilizantes, a partir de efluentes de biodigestores anaeróbicos, lo cual incluye la construcción de 176 medios de ese tipo con diferentes tecnologías: cúpula fija, tubular de polietileno y laguna cubierta con geomembrana de polietileno de alta densidad.

También se proyecta la gasificación de lignocelulosa de la biomasa con el fin de generar electricidad.

Fondos de un grupo de países y organizaciones, de la Comisión Europea y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, participan en proyectos en ejecución o en incubación, los cuales se relacionan con los Objetivos del Desarrollo Sostenible dos, siete y 13, vinculados con el acceso a la energia, la seguridad alimentaria y el enfrentamiento al cambio climático, respectivamente.

Fuente: Prensa Latina.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.