En Santiago de Cuba nuevas tecnologías consolidan atención oncológica

Milka Bartutis, doctora del departamento de radioterapia en ese centro, explicó a la ACN que el dispositivo de braquiterapia es de alta tecnología, se usa fundamentalmente para el tratamiento de lesiones oncológicas en el interior de cavidades, como los cánceres de cuello del útero y de próstata.

Destacó que beneficiará a pacientes desde la provincia de Camagüey hasta Guantánamo.

Permite, además, asistir afecciones malignas en la cavidad bucal, nasofaringe, pulmón y otras localizaciones, refirió, al tiempo que resaltó su empleo con intenciones curativas en estadios iniciales de la dolencia y en los cuidados paliativos, para mejorar la calidad de vida de los enfermos.

El doctor William Martínez, especialista principal del departamento de radioterapia, señaló que la prestación comenzará con la atención del cáncer uterino y, más adelante, del de próstata, en colaboración con el Instituto Nacional de Oncología y Radiología (INOR), de La Habana.

Sobre el tratamiento en próstata, Martínez dijo que resultará más efectivo y localizado, con menos probabilidades de errores, lesiones a órganos vecinos y daños colaterales, a la vez que significó que desde la primera aplicación en etapas iniciales del padecimiento, puede mantenerse el control tumoral.
 
Este equipo, de procedencia alemana, fue montado desde diciembre último, y esperamos por el fabricante para puntualizar la instalación del sistema de computación y luego, con la contribución del INOR, empezar con los primeros casos en la provincia, donde por primera vez se tratará el cáncer de próstata con braquiterapia, precisó.

Martínez mencionó también la instalación de un nuevo dispositivo de radioterapia superficial, más versátil por su moderno sistema de cámaras, que tributará a un mejor control del paciente para el tratamiento de lesiones en la piel, entre ellas, afecciones benignas como los queloides.

El montaje de esas tecnologías se suma al plan inversionista del hospital para mejorar la asistencia médica y la labor profesional, y que incluyó en 2016 la puesta en marcha de un equipo de flujo laminar, la reparación del cuerpo de guardia y la extensión de la sala de quimioterapia, refirió Rafael Neyra, director del centro.

En estos momentos nos encontramos ultimando detalles en el local para la campana radioquímica, donde se prepararán los radiofármacos que son administrados para los diversos estudios en la cámara gamma, apuntó.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *