Hasta la victoria siempre, edición especial del periódico Granma

En un recorrido fundamentalmente gráfico, la publicación reseña las multitudinarias muestras de afecto, cariño y fidelidad de cubanos y cubanas con su Jefe. Emplea el recurso del recuento, para lo cual cada una de sus 32 páginas fue fechada con el día en que ocurrieron las actividades de las honras fúnebres.

Las imágenes reflejan cómo adultos, jóvenes y niños unieron sus pechos al paso de la caravana que llevó de regreso al líder de la Revolución hasta Santiago de Cuba, por donde llegó el alba de la libertad, la independencia y soberanía de la Patria el 1ro. de enero de 1959. También las vigilias realizadas en Santa Clara, Camagüey y Bayamo, así como los actos masivos del día 29 en la Plaza de la Revolución José Martí y del día 3 de diciembre en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo.

Dos sentimientos se aprecian en las instantáneas de esos días, el dolor y la firmeza. Pesar por el hombre, que se hizo pueblo, porque se nos hizo de la familia, vivía en nuestras casas, lo tuteábamos. Así de inmensa era y es su grandeza. Y firmeza, porque en cada foto, junto a las lágrimas, se expresaba el compromiso de continuar su obra, de mantenerlo vivo, resumido en la frase más repetida en Cuba desde el pasado 25 de noviembre, cuando se marchó: Yo soy Fidel.

El poema Marcha Triunfal, del Indio Na­borí, que estremeciera la Plaza de la Re­volución en la voz de Corina Mestre, y las canciones Su nombre es pueblo, de Eduardo Ramos, con la cual la inolvidable Sara Gon­zález emocionaba a Fidel, y Cabalgando con Fidel, texto de alta sensibilidad poética del trovador Raúl Torres, se incluyen en esta entrega. Como colofón, ese encuentro íntimo, de respeto y amor entre dos hermanos, cuya relación es una excelsa obra de la fidelidad.

Esta edición circulará a partir de hoy al precio de un peso.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.