Cien años solo es un comienzo

No solo es sonido, también es magia, pasión, acompañamiento, palabra que trasluce imagen para conquistar el corazón y mover sentimientos.

Por: Demetrio Villaurrutia Zulueta

Tiene el gran desafío de continuar reinventándose en tiempos de adelantos tecnológicos, y es quizás el medio que mejor lo puede hacer porque está concebido para sobrevivir en el tiempo, por su largo alcance, porque cabe en un bolsillo, se puede llevar en un dispositivo móvil, es capaz de seducir desde la palabra y conquistar y sostenerse en tiempos de contingencia o crisis.

Cuando lo conoces por dentro te atrapa, y cuando te atrapa la llevas siempre dondequiera que estés, y si eres un hombre o mujer de radio, no te podrá faltar la capacidad de informar, ofrecer la noticia con inmediatez, y el regocijo de afirmar: ¨la radio la dio primero¨.

Un reconocido profesional ¨todoterreno¨, en más de una ocasión dijo que la Radio era el ¨pico y pala¨ de todos los medios, no lo expresó para minimizarla, sino para engrandecerla. En este calificativo intento significar la intensidad del trabajo de los hacedores de la Radio destinada a sostener múltiples horas de transmisión, durante cada segundo, minuto o día del año.

Desde que surgiera la primera señal radiofónica en Cuba hace ya cien años, hemos tenido el privilegio de ser referentes para el resto del continente y contar con prestigiosas figuras del medio que han engrandecido la profesión de radialistas.

Desde entonces, la Radio Cubana ha sido protagonista de múltiples acontecimientos: a través de ella Fidel se dirigió en varias ocasiones al pueblo, desde la emblemática planta de guerra, -Radio Rebelde-, Fidel y el Che concibieron una extraordinaria arma de combate contra la desinformación; la Radio revolucionaria asumió papel de  vanguardia en complejos momentos y su roll movilizador nunca faltó; la Radio fue parte del programa vinculado con la Batalla de Ideas en el país; ha sido protagonista para enfrentar fenómenos climatológicos; acompaña el ejercicio de Gobierno en el país y en las zonas más alejadas e intrincadas de Cuba sigue siendo parte de la familia desde tempranas horas del día incluso durante las madrugadas.

Cien años solo es un comienzo, una primera etapa vivida. Porque la Radio de hoy, la de la Revolución, siempre tendrá una larga vida.