La COCO espina atravesada en la garganta de la pseudo república

A esta plata radial acudían las orquestas del momento: Riverside, Cosmopolita, Fernando Collazo, Neno González, Cheo Belén Puig y el primer divo de la radio, Pablito Collazo. Siempre intentó descubrir nuevas voces, talento joven, artistas aficionados. No faltaba el Noticiero Deportivo, que llega hasta nuestros días. Lo llamaban El Décimo Ining, conducido por René Cañizares, de enorme popularidad.

La COCO nunca estuvo al servicio de los intereses mercantilistas extranjeros. El 28 de enero de 1948 toma un nuevo punto de giro, con la llegada de Guido García Inclán, (1905-1983) que la adquiere con el objetivo de ser portavoz de la causa del pueblo que luchaba por sus derechos y le dio su nombre actual: El Periódico del Aire, onda deportiva e informativa.

A partir de entonces, los micrófonos de la emisora estuvieron abiertos a figuras muy notables como Juan Manuel Márquez, Manuel Bisbé, Eduardo Chibás, Salvador García Agüero, Lázaro Peña, Juan Marinello y Fidel Castro. También los periodistas que desfilaron por la emisora fueron de muy alto nivel.

Guido García y Fidel CastroEn varias ocasiones la planta fue sacada del aire por orden de las autoridades de aquellos desgobiernos, pues su cualidad de tribuna revolucionaria era una espina atravesada en la garganta de la pseudo república. Sin embargo Guido García Inclán siempre consiguió reanudar las transmisiones sin ceder un ápice en sus principios revolucionarios y martianos.

A mediados de los cincuenta Guido se vio obligado a trasferir su propiedad después de continuos episodios de censura y clausura, aunque continuó desempeñándose como editorialista en su redacción informativa.

El 30 de agosto de 1956 la dictadura de Fulgencio Batista, en uno de sus intentos para acallar la creciente oposición, suspende el espacio radial de García Inclán por un período de 15 días luego que este comentarista declarara que no creía en las elecciones que se anunciaban y demandaba como paso previo a cualquier entendimiento nacional una amplia amnistía política.

Guido manifestó que en menos de un año había sido suspendido un montón de veces, y señalaba que en esta última ocasión quien dictó la resolución de suspensión fue Ramón Vasconcelos “maestro de periodistas, profesor de nuestra Escuela y panfletista insigne que siempre ha defendido a “capa y espada” la libertad de prensa”.

En 1959 el Comandante en Jefe Fidel Castro le encargó nuevamente al periodista la dirección de la COCO que continuó prestando servicio al pueblo desde muchos ángulos de la vida social, Cuando la emisora era mía, era de Fidel, y ahora que es de Fidel, es mía, le gustaba decir.

Fuente. Granma, Revista EnVivo

Editora. Carmen Torres Laffita

 

 

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *