La emisora era como si fuera una familia (+Audio)

«¿Quién me llevó? Manuel Angulo Farrán ¿A quién le debo haber sido operador? A Manuel Angulo Farrán. Ese era el hombre más maravilloso que había, un hombre bueno de verdad, humano, sensible, con un corazón grande para comprender a su pueblo».

«Nosotros éramos vecinos. La Emisora estaba aquí- señala- aquí estaba mi casa y aquí estaba la casa de Angulo, yo frecuentaba la Cmko, había una entrada y yo me paraba en la ventanita, él me llevó espontáneamente a hacerme operador y soy operador por él y entré en este medio por él».

«Un día me llevó con Chachi, que es Segundo Eladio Osorio, que era también operador y le dijo que me enseñara todo de la técnica, del audio, la consola, los platos, cómo se cambiaban las agujas porque las unidades cuando aquello eran con agujas metálicas, al disco le ponías una aguja y ya no la podías repetir, a nosotros se nos hacían callos en los dedos».

«Uno llegaba por la mañana sobre las cuatro y pico, desde que entraba tenías que llegar hasta allá atrás donde estaba el transmisor y encender el filamento, para que los tubos fueran cogiendo calor, y ya cuando llevaba cierto tiempo recibía la carga del alto voltaje, y a los 15 o 20 minutos después la planta quedaba en el aire».

«Esa era la manipulación. De ahí poníamos la señal de la Cmko y ya después cuando se terminaban las transmisiones poníamos la señal de la emisora y se despedía, ese fue mi inicio».

«Nosotros no éramos profesionales, no podíamos trabajar en la radio, algunos recibimos cierta presión para que nos sacaran, entonces, Angulo decide hablar con la dirección de la Academia de Comunicaciones que estaba en Santiago de Cuba para pedir la coordinación para que nosotros hiciéramos los estudios y nos sometiéramos a unos exámenes».

«Lo autorizaron. Fue entonces cuando nos llevó en su carro, un Chevrolet 52 de color azul y cremita, hicimos las pruebas, y aprobamos. Todos esos gastos corrió por Manuel Angulo, él pagó la gasolina, puso su carro, hizo la coordinaciones, lo que consumimos, todo, todo. Nos llevó y nos trajo desde Holguín hasta Santiago de Cuba».

«Tengo muchas anécdotas. Un día Angulo sacó a los guardias de la Cmko, ellos fueron a sacar la planta del aire, sin ningún documento que los autorizara, fueron con guapería, porque cuando eso, eran una cantidad de guardias que mandaban para allá para la Sierra, y parece que esos andaban por ahí de guapones y se metieron a la emisora. Angulo los sacó, no podían parar la planta. Angulo recibió hasta golpes pero los sacó».

«Hay otra cosa que fue para la huelga de abril que ahí estaba Martín Arranz. Habían unos discos que nosotros buscábamos para ponerlos como apoyo a la huelga de abril que eran Sol del 25 y Viva la Patria, esos discos Martín se los entregó a Mario Moreno que tenía la orden de ponerlos».

«Los discos contenían canciones revolucionarias, venían muy bien con el proceso revolucionario nuestro y como apoyo a la huelga y decía: Amanecer primaveral de la Revolución, Viva la Patria y la Gloria de ser Libre. Salieron esas canciones al aire».

¿Cuanto le aportó a usted la vida radial?

«Me aportó mucho, partiendo de Manuel Angulo porque lo que he sido en mi vida eso se lo debo a Angulo, que fue el que me llevó a la radio, el que me apoyó, me cuidó porque déjame decirte, Angulo cuidaba a sus trabajadores, es más, no eran sus trabajadores, eran sus familias».

«Angulo hizo una familia, esa emisora era una familia, ahí si no había discrepancias de ningún tipo, eso era lo más bello. Si Chachi tenía que ir a tocar con el guayabero, él se iba, Angulo no decía nada, pero yo me quedaba, o se quedaba el otro; había que preparar el estudio porque había que presentar algún programa en vivo, cualquiera de nosotros lo hacía; había que editar, de igual manera».

«Ante nosotros por las noches cuando terminábamos las transmisiones, no eran todas las noches, pero algunas, ahí frente a la emisora habían dos banquitos, entonces nosotros nos íbamos para allí con Angulo y él se sentaba a conversar con nosotros y él nos hablaba de todos los procesos revolucionarios, nos hablaba de la guerra de independencia, de la guerra del 1895, de Martí, de Maceo, de Guiteras, de Mella, nosotros conversábamos de trabajo pero él nos decía también cosas de la lucha, eso después que terminábamos las trasmisiones, y nos sentábamos allí a coger aire».

Pero Angulo sigue en su corazón, sigue haciendo radio para el pueblo, no pudieron callarlo porque ahí está su emisora CMKO, Radio Angulo.

«Angulo es asesinado durante las Pascuas Sangrientas, después en el 1958 son voladas las torres de los cables conductores pero el seis de enero de 1959 se restablecen las transmisiones y vuelve a salir al aire la emisora, y ahí sigue vivo Angulo, con su ejemplo. Yo tuve que ocupar otros cargos, llegué como administrador pero Mario Parra que era el director iba a cumplir misión y yo me quedo al frente en la dirección de la emisora».

«Venía la división político-administrativa y yo recibí la provincia, Santiago de Cuba me entregó a mi la provincia de Holguín y yo me quedé solo aquí, atendiendo todo, con la ayuda de Pepe, Tirso, Santos, Noemí, Lydia Esther, y un grupo de compañeros que nos agrupamos e hicimos frente a esta tarea de la dirección político administrativa en la emisora que ahora llevaba el primer apellido de su fundador».

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *