La radio es mi medio natural

Resulta admirable que Humberto López Suárez haya “heredado” la portentosa voz de su padre, Humberto López Cruz, reconocido locutor de Radio Llanura de Colón en los años 80, época dorada para esa emisora.

“En mi caso funcionó aquello del ejemplo cotidiano, lo que siempre ves, porque él nunca me impuso el mundo de la radio. Cristalizó la imitación, incorporándose poco a poco de manera inconsciente».

“Mi infancia transcurrió allí, con mi papá, sentándome a su lado. No sabía leer, pero me interesaban los guiones de los programas. Me vinculé a un espacio nombrado Niñito cubano, y luego a los de adolescentes y jóvenes.

“Cierto día, cuando cursaba noveno grado, se realizó un festival de la radio en la localidad y, por una situación coyuntural, los presentadores no pudieron intervenir. Entonces a alguien se le ocurrió proponerme. Y subí al escenario del cine Canal”.

De esa manera el mundo de la comunicación fue moldeando al joven Humberto, quien se distinguía también como dirigente de la FEEM provincial y nacional, mientras estudiaba en el IPVCE Carlos Marx. Confesó que por esa época ocurrió su primer contacto con Radio 26, al participar en Tiempo A durante varios meses.

TODO TE DEBO, LLANURA

“Allí estuve nueve años. Primero me habilité como director de programas y más tarde como locutor. Así logré ajustar la creación a mi forma y estilo».

«Llanura, sin eslogan, es una emisora de pueblo porque mantiene conexión directa con la gente. Con el tiempo te conviertes en un familiar muy cercano de los oyentes. Todo lo que soy se lo debo. Cada día de labor aplico lo aprendido. Me permitió probarme en otras facetas como la improvisación, que constituye un reto para los profesionales del medio».

«Al mismo tiempo estudié Derecho en la sede universitaria de Los Arabos. Se trata de una especialidad que enseña a pensar, y también a defenderte e informar con argumentos. La tesis versó acerca del derecho de familia, es decir, la tutela para discapacitados recluidos en centros asistenciales, un asunto de mucha vigencia en la actualidad».

¡AQUÍ REBELDE! O ¿LOCUTOR DE NOTICIAS?

En 2005 una comisión nacional que presidía la inolvidable Gladys Goizueta llegó a Colón para evaluar a los locutores. Y Humberto hizo el grado.

Ya en La Habana, las puertas de Radio Reloj se abrieron para «recibir una enseñanza increíble. Un antes y un después. Trabajé en turnos matutinos de cuatro horas con Ibrahím Apud. Asimilé el rigor y la disciplina de ese medio, aval que me permitió categorizarme con el primer nivel».

«Tú eres locutor de noticias, me dijeron. Y lo he aceptado. Tal vez por ello me propusieron ese perfil en Haciendo Radio. Luego surgió la idea de conducir Visión y Aquí Rebelde, noticiario que se transmite de siete a ocho de la noche».

¿Qué retos impone conducir cada día Aquí Rebelde?

Escuché antes las bandas sonoras y traté de captar esa forma de decir. Aquí Rebelde es un reto permanente. Destaca por el prestigio de los especialistas que concurren para enaltecer el espacio con la exposición de sus criterios. Exige mucha preparación. Estoy al tanto de lo que ocurre en Cuba y el mundo, porque ese puede ser el próximo tema.

En este caso soy una especie de conductor-periodista. Por ende las intervenciones requieren precisión, guiar con acierto y hacer posible el entendimiento de los oyentes.

¿Cuáles herramientas constituyen la base de tu labor?

Prepararme (informarme) todos los días, disfrutar la realización, vivirla y sentirla sin poses cómodas. Creérlo para después convencer al otro.

¿Quiénes son tus paradigmas en el medio?

Ibrahím Apud es un referente cotidiano. Es uno de los museos de la locución en activo. La escuela a la cual acudo.

Considero a la radio mi medio natural. Este arraigo colombino me ha permitido ser consecuente y concienciar mi labor, pues el compromiso es muy alto. Soy el resultado de mi familia, de mi abuela, mis padres y hermanos; del lugar donde nací. Por eso soy muy matancero.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.