Rinden homenaje póstumo a destacado periodista cubano Juan Marrero

El salón de actos de esa institución resultó pequeño para albergar a los participantes, quienes relataron anécdotas y expresaron gratitud a ese referente del periodismo revolucionario, profesor, y acucioso investigador de la historia de la prensa en Cuba.

Al momento de su deceso el pasado 18 de junio, Marrero se desempeñaba como presidente de la Comisión Nacional de Ética de la UPEC, responsabilidad para la que fue elegido en sucesivos congresos desde 1983 por su prestigio y cualidades personales.

Un símbolo de lealtad, consecuencia y fino oficio, un enlace fecundo entre generaciones de reporteros, articulistas y cronistas; un incansable, así le calificó José Alejandro Rodríguez, periodista del diario Juventud Rebelde.

Aixa Hevia, vicepresidenta primera de la UPEC, señaló que Marrero se mantuvo siempre vinculado a sus labores en la Casa de la Prensa, pues para él no existía nada más importante que continuar activo.

Sus familiares también recordaron a quien fuera fundador de Prensa Latina, el diario Granma, y miembro de la presidencia de la UPEC durante varios años.

Ángela Oramas, su esposa y colega, comentó acerca de su amor por la familia y el trabajo, así como su disposición de ayudar a las jóvenes generaciones.

La sala-teatro de la sede de la Upec resultó pequeña para acoger a los familiares y amigos de nuestro compañero Juan Marrero (Foto: Yoandry Avila Guerra)Igualmente, Tubal Paéz, presidente de honor de la UPEC, expresó que será difícil encontrar un compañero tan dedicado y preciso como Marrero. «Un periodista que constituye un ejemplo moral y ético para todos. Un hombre que era capaz de solucionar los problemas más complejos de la forma más sencilla y correcta», agregó.

En el encuentro, Antonio Moltó, presidente de la UPEC, sugirió la creación de un grupo de profesionales de la Comunicación para continuar la obra investigativa de Marrero, como forma de perpetuar su memoria y enriquecer su legado.

Trabajadores de los medios de prensa nacionales hicieron guardia de honor ante las cenizas de quien fuera merecedor de varias distinciones, entre las que se encuentran también el Premio a la Dignidad y la Medalla Conmemorativa 50 años de la UPEC.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *