Martha Valdés y Pedro Ávila, entre planes, números y presupuestos

Esa gente que lucha toda la vida es la imprescindible. La que todo el mundo quiere y recuerda. A la que siempre se acude en caso de problemas. Es esa la persona ideal para ofrecer el consejo oportuno y la que atesora la verdadera historia, esa que siempre estará enriquecida por anécdotas y saberes enciclopédicos.

La Radio Cubana cuenta con dos excelentes economistas que llegaron hace siete años al medio y aún permanecen enamorados de él: Pedro Ávila Noruega, de Radio Rebelde, en La Habana, y Martha Valdés Castro, de Radio Cadena Agramonte en Camagüey,

Al preguntarle a Martha, quien controla en la estación provincial camagüeyana los activos fijos tangibles, conocidos como medios básicos, el porqué continúa en la emisora después de su retiro, contestó: “Es que no me gusta estar en la casa, prefiero el olor de los papeles, estar siempre en movimiento, y el ambiente de trabajo”.

Parecida fue la respuesta del director económico de Radio Rebelde: “Entre estas paredes he dejado mi juventud. Mi vida la he dedicado a la radio, y lo seguiré haciendo mientras tenga la fuerza y la capacidad para ejercer mi profesión.”

Con ese espíritu de lucha se levantan todos los días Martha y Pedro, quienes advierten en el mundo radial su resorte para seguir adelante. Ellos hablan de la programación como cualquier directivo y opinan sobre la radio como uno más de los especialistas:

“Despierto a diario con Radio Cadena Agramonte, lo que me permite corregir los errores que salen al aire, ya sea por directores, locutores o periodistas. A cualquiera le digo, ¡Oye! Te comiste una S, ¡Oye! Eso no es así. Tengo un compromiso con la emisora, y la gente reconoce cuando le hago una observación”, dice Martha.

Por su parte, Pedro, habla de cuánto ha debido prepararse en Radio Rebelde para ejercer su profesión: “Sé lo mismo de economía que de grabaciones, estudios, acústica, remotos, y la técnica en general. Todo lo que sea para aprender es bienvenido”.

¿Qué le reprochas a la radio?

Martha: “No le reprocho nada. Al contrario de lo que algunos puedan pensar, tengo mucho que agradecer. Lo mismo a las personas que hicieron posible mi incorporación, como a los que hoy continúan a mi lado. Soy la mayor de todas las mujeres, así que tengo mucho que darles todavía a las nuevas generaciones. Aquí hay Martha para rato.”

Pedro: “¿Reprocharle? – Sonríe extrañado – Nada, contesta a sí mismo. Sin embargo le agradezco todo. Principalmente, los compañeros que atesoro en mi memoria, gracias al espíritu de unidad que se respira en Radio Rebelde. Por eso el momento más emotivo de mi carrera, fue el estar presente cuando la emisora recuperó la bandera de Colectivo Vanguardia Nacional. Eso significó mucho para mí.”

 

 

 

 

 

 

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.