Radio Habana Cuba: Una voz de amistad que recorre el mundo

¿En qué circunstancias de aquel lejano 1961 surgió Radio Habana Cuba?

Radio Habana Cuba empezó sus transmisiones desde febrero de 1961 como onda corta experimental. Tuvo su bautismo de fuego durante la mercenaria invasión a Playa Girón (Bahía de Cochinos) en ese mismo año y su surgimiento fue hecho público por Fidel Castro el 16 de abril de 1961, en el masivo acto efectuado en La Habana para despedir a las víctimas de los arteros ataques aéreos a los aeropuertos de la capital, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba.

En nuestro país ya se venía pensando en una emisora de corte internacional que diera a conocer al mundo la verdad sobre la naciente Revolución Cubana, acosada en todos los frentes por el gobierno de Estados Unidos, que al mismo tiempo mantenía una campaña mediática de difamación y mentiras acerca de la realidad en la isla.

En esas circunstancias surge Radio Habana Cuba. Tras anunciar en aquel acto el carácter socialista de la Revolución, Fidel Castro revela la existencia de la emisora y afirma que se estaba ya transmitiendo a todo el mundo a fin de romper con las barreras informativas y las infamias promovidas por Estados Unidos.

El periodismo es una vocación, no simplemente una carrera universitaria. ¿Qué le aporta Radio Habana Cuba a su evolución y desarrollo profesional?

A Radio Habana Cuba le tengo que agradecer todo. Conozco a muchas personas que se formaron en esta emisora y cuando llegaron a otros medios de prensa enseguida fueron promovidos a directivos, gracias a la preparación y al rigor que existe en este centro. Lo cierto es que en RHC los detalles se han visto con lupa siempre y a mí eso me aportó muchísimo.

En su labor profesional tuvo el privilegio de cubrir para este medio las visitas de Fidel Castro a varios países. ¿Qué le tributó a su acervo periodístico esta labor?

En lo personal fue un gran honor y eso permanece en mi memoria y en muchos de los trabajos que hice, incluso conservo algunas grabaciones inéditas con Fidel Castro y creo que algún día tendré que sacarlas de sus casetes viejos. Mucha gente me ha sugerido que comience a escribir algún libro, porque de verdad que fueron muchas las experiencias.

Aprendí a correr con la información en la época que no se usaba la computadora ni la grabadora digital. Cuando finalizaban los recorridos con Fidel, a esa hora empezaba realmente el trabajo porque tenía que grabar, transcribir, hacer las noticias y enviarlas al medio de prensa. Al terminar, cuando nos disponíamos a descansar, ya Fidel se estaba levantando para empezar el trabajo nuevamente. Casi no se dormía, ni se comía, pero era muy emotivo e impresionante saber que correspondía con la confianza que habían depositado en mí.

Yo he hablado con muchos periodistas y les he dicho que siempre es un honor acompañar a un presidente, pero si se trata de Fidel, quien ha sentado pauta durante más de un siglo, pues entonces es un gran honor. No sé si merecí ese privilegio alguna vez, pero creo que lo logré gracias a mi trabajo y sobre la base de mucho esfuerzo y de la confianza de quienes me dirigían en ese momento.

¿Cuál fue su primera reacción al conocer que se le otorgaría la responsabilidad de ser Director de Radio Habana Cuba.

A mí me pareció otra prueba de que siguen confiando en mí y me están dando más responsabilidades. Creo que en Radio Habana Cuba he hecho de todo, porque hubo un momento en que no había una plantilla cerrada, sino que asumíamos la responsabilidad de dirigir cualquier departamento sin ser nombrados oficialmente.

Yo estuve al frente de la Sala Internacional, la página WEB, la Redacción Central y hasta del departamento de Reporteros, o sea fui aprendiendo paso a paso y eso ayudó a formarme, pero nunca tuve la aspiración de encabezar la emisora, porque me siento más bien periodista y no dirigente, pero creo que se pensó mucho en Radio Habana Cuba porque por aquí han pasado directores de otros medios de prensa y no han logrado lo que han querido porque esta emisora es diferente y se deben tener en cuenta sus particularidades.

Para mí asumir la dirección general del centro es un poco defender esta obra porque cuando llega alguien de fuera tiene que empezar a aprender cómo se mueve todo. Yo le dije una vez en broma a un compañero, y las cosas más serias a veces se dicen jugando, que yo entro por la puerta de Radio Habana Cuba y las paredes me saludan y es que son muchos los años dedicados a este lugar.

¿Qué estrategias se plantea Radio Habana Cuba para seguir siendo a nivel internacional emisora insigne de Cuba?

Ese es un reto. Radio Habana Cuba ha ido ganando en prestigio a través de los años y eso no es un mérito personal mío, sino del gran colectivo que ha pasado por la estación durante años, incluso gente de distintas partes del mundo. Ahora el compromiso es mantener el prestigio y ver cómo lo superamos.

Tenemos algo a favor y es que algunas radios están eliminando la onda corta y eso nos deja un mayor espacio. A veces uno piensa en los nuevos medios de comunicación, las computadoras, el Internet, sin embargo mucha gente no tiene ese acceso, pero sí tiene un radio con el que puede oír la información, inclusive hay personas que siguen la emisora en Internet, pero se mantienen conectados con la onda corta porque es el recuerdo de lo que se ha logrado durante tantos años acompañando a los pueblos del mundo. Radio Habana Cuba empezó defendiendo la Revolución cubana, después América Latina y el

Caribe y luego se extendió a todo el tercer mundo apoyando las causas justas. Es como la alternativa informativa ante las grandes trasnacionales de la información porque nosotros ofrecemos nuestra verdad, esa que acompaña a los más pobres, a los más desposeídos, al uno por ciento de que se habla ahora con el fenómeno de los indignados.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.