Sin socialismo no habría Revolución

Esa rebeldía no se le podía permitir a esta pequeña isla porque sería una herejía para los demás países de América Latina donde muchos gobernaban con tiranías como la derrocada el 1 de enero de 1959 en Cuba.

Después de esa derrota militar al año siguiente se orquestó una gran campaña donde se acusaba a nuestro país de hacer peligrar la seguridad nacional de los Estados Unidos con la conocida “CRISIS DE LOS COHETES” que en legítimo derecho se habían adquirido en la Unión Soviética para fortalecer la defensa de la soberanía.

Relatar una por una las campañas difamatorias contra Cuba haría interminable este trabajo pero ahí está la historia, los hechos y hay más que suficientes pruebas de que quienes constituyen una amenaza a la integridad de una nación han sido y seguirán siendo los gobiernos de los Estados Unidos.

En el área de nuestra América se incorporan a la lista de difamados u agredidos países que, según ellos,  amenazan la seguridad nacional de los Estados Unidos como Venezuela, Bolivia, Ecuador…, sobre estas naciones se vierten diversos modos de perversidad. Pero cuál es su “pecado”, como el de otros, defender su soberanía y recursos, y utilizar éstos para bien de la salud, la educación y otras necesidades básicas de sus pueblos, y de pueblos hermanos.

No nos dejemos engañar, sólo el socialismo abre un camino de posibilidades como lo ha demostrado Cuba donde ha graduado en universidades cubanas a estudiantes procedentes del Tercer Mundo, ni en la actualidad estarían cursando estudios superiores en Cuba estudiantes procedentes de esos países. Sin el socialismo no existiría hoy la prestigiosa Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas, donde hoy estudian jóvenes de 24 países y 63 etnias indígenas, ni estarían ingresando en ella más de dos mil nuevos estudiantes cada año.

Eso es lo que no quieren que se siga mostrando al mundo, ni la cooperación que nuestro país practica en cualquier región del universo, en  condiciones difíciles para que un ser humano pueda hacerlo, pero allí existen personas requeridas de los servicios que Cuba brinda de forma altruista. 

Esa obstinación contra Cuba de la gran potencia imperialista y sus sirvientes, está basada sobre la creencia de evitar  que la Revolución Cubana siga resistiendo y no solo eso sino que tampoco han conseguido aislarla.

Y como expresara el Presidente Cubano, General de Ejercito Raúl Castro Ruz en la clausura del noveno Congreso de la Unión de Jóvenes Comunista recién concluido: “No cederemos jamás al chantaje, de ningún país o conjunto de naciones por poderosos que sean, pase lo que pase. Tenemos derecho a defendernos. Si pretenden acorralarnos, sepan que sabremos parapetarnos,  en primer lugar  en la verdad y los principios. Una vez más seremos firmes, serenos y pacientes. ¡Sobran los ejemplos en nuestra historia!”

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.