Entregar la vida a la radio

Quizás sea por aquello que la radio es una escuela constante con la dualidad de aprender y enseñar todos los días, que el manzanillero Héctor Reyna Matos asume su rol de realizador con una disciplina, rigor y responsabilidad asombrosas.

Autor: Roberto Mesa Matos

“Eso lo aprendí de personas que siempre estuvieron a mi lado, a los realizadores a quienes le pregunté porque eso es importante. Hoy por hoy las personas llegan y no se “codean” con los de experiencia, pero no fue el caso. Yo observé y “bebí” de la sabiduría de los que me rodeaban, todos muy exigentes.” 

– ¿Es una carta de éxito? 

– “Puede ser, aunque hay quienes no lo ven así, pero pienso que sí porque ya eso te ofrece garantía de que el colectivo se ponga en función de lo que tú quieres y que responda a esos intereses que exiges.”

La pasión. Me encanta hacerlo y, sobre todo, que se digan y hagan cosas interesantes e inteligentes, que no falte el conocimiento, como lo más importante.

– Para ser un buen director de programas de radio, ¿qué se necesita? 

– “En primer lugar aptitud y cuando no está hay que trabajarlo mucho, ejercitarlo y siempre digo, que a veces uno se muere y no llega al punto que desea.” 

– Es usted uno de los integrantes del tribunal de evaluación artística de la región oriental. ¿Qué ha significado esto en su crecimiento como realizador? 

– “Eso es muy importante, Robert porque no es una posición desde la cual se intercambia porque como uno mismo evalúa, aprende. No es un estatus, es una labor que nos corresponde desempeñar porque alguien tiene que hacerla y se impone eso, el observar a los colegas, el respeto a la obra y cómo la ejecuta cada quien. 

– Noventa años de la radio en Manzanillo. ¿Qué significan para usted, qué le resta por entregarle a este maravilloso medio? 

– Por hacer restan muchas cosas y por entregarle, la vida como siempre ha sido mi fin. Llegar a las nueves décadas dentro de esta radio que ha hecho tanta historia y es escuela para decenas de realizadores como yo, pues un tremendo privilegio y compromiso, también. 

Por casi tres décadas y media, Héctor Reyna Matos ha hecho de la RG del Guacanayabo el segundo hogar, una hermosa y especial familia que hoy festeja los 90 años de la radiodifusión con el placer de sentirse querida por su audiencia, a orillas del Golfo y mirando al Caribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *