Cuba, bloqueada pero unida

Justamente, antes de firmar el memorándum, Kennedy confirmó la compra de 1200 puros del tipo «Petit Upmann», para su alijo personal, los suficientes para todo un año, fecha en la que «las cosas se harían tan difíciles para Castro» que la Revolución dejaría de existir.

Tal medida, dirigida a la fractura del gobierno revolucionario, ha ocasionado un daño colateral al pueblo de Cuba y sus regulaciones aún repercuten en todos los sectores de la sociedad.

#BloqueoVsSalud

El bloqueo, en sus 50 años, ha provocado -al importante y priorizado sector de la Salud Pública-, pérdidas calculadas en 2 mil 624,1 millones de dólares según el Informe de Cuba 2016.

El documento dice también que desde abril del 2015  a abril del presente año las afectaciones económicas ascendieron a 82 millones 723 mil 876, 18 dólares.

Si bien la atención a la población no se ha visto dañada, tales prejuicios imposibilitan la adquisición, en mercados estadounidenses, de insumos como reactivos, piezas de repuesto para equipos de diagnóstico y tratamiento, instrumental y demás material necesario en labores médicas.

Puesto que la compra de estos productos es en mercados geográficamente distantes a la mayor de las Antillas, el tratamiento a pacientes se ha visto demorado.

El impedimento que tienen los estadounidenses de viajar a Cuba prohíbe que estudiantes de bajos ingresos de ese país cursen estudios de Medicina o accedan a cursos post-gradual en la Isla, la cual destaca por el elevado nivel alcanzado en su sistema sanitario.

Más del efecto negativo ocasionado a este sector resulta el programa de robo de cerebros y mano especializada conocido como «Parole para Profesionales Médicos Cubanos» (CMPP, por sus siglas en inglés)

Un ejemplo particular del efecto del bloqueo está en el Instituto de Neurología y Neurocirugía «Dr. José Rafael Estrada González», que se interesó por los equipos producidos para estos fines, por la empresa norteamericana Medtronic. Sin embargo, los propios empresarios estadounidenses, afirmaron estar imposibilitados de hacer contratos con la nación antillana.

Por su parte, la empresa FARMACUBA solicitó a proveedores estadounidenses, como la multinacional SIGMA-ALDRICH, medios de protección y productos para la elaboración de medicamentos, lo cual fue denegado a causa de las regulaciones impuestas por el bloqueo.

Igual destino sufrió el Banco Cantonal de Zurich, que suspendió sus operaciones con Cuba por esta genocida política y finalizar así más de 20 años de cooperación con el país caribeño, a través de la organización MediCuba-Suisse, en el ámbito de la lucha contra el cáncer, prevención del SIDA y otras enfermedades.

La lista de daños causados a la Salud Pública cubana es muy larga e incluye una variada cantidad de instituciones científicas y hospitalarias adscritas a esta rama.

#BloqueoVsDeporte

Uno de los sectores también golpeados por el cerco norteamericano es el deporte. Cuba, desde el propio triunfo de la Revolución, invirtió mucho en el desarrollo del movimiento deportivo nacional, con notables logros que se cuantifican en las más de 200 medallas conquistadas en Juegos Olímpicos.

El desarrollo de las distintas disciplinas requiere de grandes recursos para formar atletas desde la base y dotarlos de los medios correspondientes a cada especialidad.

El Instituto Nacional de Deporte, Educación Física y Recreación (INDER), máxima institución rectora de las actividades deportivas a nivel nacional, no puede adquirir en los Estados Unidos implementos de las marcas Louisville, Wilson, Xbat, Rawlings, etc porque la legislación norteamericana lo impide. Para tales compras debe recurrir a terceros países, lo que aumenta los costos.

En junio del 2016 la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) retuvo el envío al Laboratorio Antidoping de Cuba de las muestras biológicas, de un grupo de deportistas peruanos de tránsito por los Estados Unidos, los cuales utilizaron la compañía alemana DHL.

Recientemente, Juan Alfonso Armenteros, director de la Academia Provincial de Remo y Vela en Cienfuegos, dijo que dicho centro ha recibido ofertas asequibles desde Miami; sin embargo, el bloqueo impide la compra a determinadas marcas, a un costo menor.

#BloqueoVsEducación

Al igual que la salud y el deporte, la educación en Cuba ha sido, desde 1959, uno de los principales logros de la Revolución.

La eliminación del analfabetismo en la isla (57 por ciento de la población) y la creación de un sistema educacional equiparable a la de países desarrollados, ha conllevado grandes esfuerzos y recursos del gobierno cubano.

El Ministerio de Educación desde abril del 2015 sufrió pérdidas de un millón 245 mil dólares. Entre los principales afectados se encuentran los niños, imposibilitados de disfrutar de todos los recursos necesarios para su enseñanza y de utensilios especiales para los ciegos o sordos hipoacúsicos.

Las pérdidas ocurren principalmente por concepto de transportación y fletes, dinero que pudo invertirse en la compra de papel, juegos didácticos, tinta, implementos deportivos, piezas de computadoras y literatura especializada entre otros medios.

El mantenimiento de los centros educacionales se ha encarecido por la adquisición de materiales en lejanas latitudes, producto de la inaccesibilidad al mercado norteamericano.

El bloqueo impide además, el buen desarrollo del intercambio académico entre ambas naciones; no obstante, Washington prioriza las becas con fines subversivos, como el programa de la World Learning.

#BloqueoVsPueblocubano

Independientemente del daño a sectores claves del país, el pueblo cubano es la víctima de esa cruel política desde de hace más de cincuenta años, ante el empeño de Estados Unidos de impedir el desarrollo del mayor archipiélago del Caribe.

Si bien el bloqueo responde a una política agresiva, típica de los tiempos de la «Guerra Fría» aún persiste, y cada uno de los presidentes norteamericanos la han ratificado.

Aún cuando Barack Obama inició conversaciones con su homólogo cubano Raúl Castro, para normalizar las relaciones diplomáticas entre ambos países, el cerco se mantiene. Las pérdidas en un solo año, desde junio del 2015 al 2016 ascienden solo a 4 mil millones de dólares.

La economía cubana nunca ha despegado lo suficiente como para que su pueblo viva sin escasez, por la obstinación imperial de Washington. Mas, eso ha fortalecido la unidad del pueblo en torno al proyecto socialista.

Y eso se comprobó en las disímiles actividades de protestas a lo largo y ancho del Verde Caimán en contra del bloqueo y el injerencismo de Washington en los asuntos internos de Cuba. .

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.