Tributar para redistribuir las ganancias

Además del alargamiento de la vida laboral, se determinó la ampliación y el perfeccionamiento del actual Sistema de Seguridad Social y la extensión gradual a todos los trabajadores de la contribución especial a la seguridad social, conforme a lo establecido en la Ley Tributaria.

Para ello se realizó un proceso de consulta con los trabajadores del Anteproyecto de Ley, con la presencia activa de los diputados en cada territorio, el que contó en su realización con el respaldo de más del 99 % de los tres millones ochenta y cinco mil trabajadores que participaron en ochenta y cinco mil trescientas una asambleas.

Desde 2014 comenzaron a pagar el tributo a la Contribución Especial de la Seguridad Social (CESS) algunos sectores cuyos salarios aumentaron en 2008. Tal es el caso de los organismos de Educación, Salud Pública, Fiscalía, Tribunales y la Contraloría General de la República.

Posteriormente se incrementaron quienes laboran en la flota pesquera de plataforma, trabajadores del sector de la inversión extranjera y el personal contratado a usuarios y concesionarios de la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

El Impuesto sobre Ingresos Personales (IsIP) pasa por el cumplimiento del principio de que el sistema tributario es un elemento redistribuidor del ingreso en el país. Su importancia radica en que respaldan el gasto público y el desarrollo económico.

Este impuesto ya lo vienen pagando más de 500 mil personas, si se tiene en cuenta la cantidad de cuentapropistas que existen en el país y otros grupos de personas como los artistas, creadores, intelectuales, según explicó Meisi Bolaños, viceministra del Ministerio de Finanzas y Precios en una conferencia de prensa ofrecida en la sede de esa entidad.

Este año se extiende al resto de los trabajadores del sector empresarial cubano la CESS que venían aportando quienes estaban vinculados a las entidades en perfeccionamiento y se les aplicará también el IsIP.

Según Bolaños, más de un millón de trabajadores deberán tributar estos impuestos a partir de octubre, teniendo en cuenta las ganancias del presente mes de septiembre.

Inquietudes sobre la mesa

¿Quiénes tributarán?, ¿cómo y cuántopagarán?, son las principales interrogantes que se ponen sobre la mesa. Vladimir Regüeiro, director de Ingresos del MFP explicó que sobre la base de la generalidad y equidad de la carga tributaria,el pago de ambos impuestos se hará mediante el sistema de retención, lo cual es una facilidad para los trabajadores, que no tienen que acudir a las agencias bancarias y a la Oficina de Administración Tributaria (ONAT) para cumplir con estas obligaciones.

Aprobada en julio de este año, la Resolución 261 establece los requisitos para el pago de estos tributos.

Como primera condición se establece que los trabajadores abonarán estos impuestos solo en el caso que perciban ingresos por al menos uno de los siguientes conceptos: pago por perfeccionamiento empresarial, por rendimiento, o como estímulo por la eficiencia empresarial.

Sin embargo, en el orden cuantitativo existen diferencias entre uno y otro impuesto. En el caso de la CESS se exige un tipo impositivo fijo de un 5% solo si la contribución salarial ha sido superior a 500 pesos mensuales.

Mientras que para el IsIP el gravamen será de 3% para quienes ganen más de 5 000 pesos mensuales y el 5% lo aportarán aquellos que cobren más de 2 500 pesos.

La norma cuenta con pronunciamientos que son garantía para el propio trabajador.

Según Regüeiro, las retenciones de estos tributos no afectan los compromisos que tengan los trabajadores con sus parientes para el pago de pensiones alimenticias, las cuales tienen prioridad ante el deber fiscal.

Sin embargo, otras deudas, como la reparación de vivienda o el pago por equipos electrodomésticos, serán descontadas una vez se haya efectuado el pago del impuesto que corresponda.

Los trabajadores opinan

El Estado cubano desde el triunfo de la Revolución puso su prioridad en el ser humano.

Abel Rivero Ochoa, jefe de departamento de empleo y salarios de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) recordó los años más duros del período especial, donde se reafirmó la esencia democrática que caracteriza a nuestra sociedad con los llamados Parlamentos obreros, a los efectos de realizar una reforma económica.

El proceso liderado por la CTC abarcó 3.5 millones de trabajadores, 158 mil campesinos y alrededor de 300 mil estudiantes.

En aquel entonces no existió un consenso sobre la aplicación del IsIP, no siendo así el caso de la contribución a la Seguridad Social, la cual se ejecutó en la medida que las empresas se fueron incorporando al sistema del perfeccionamiento empresarial, aclaró el funcionario.

Aunque estamos en un escenario distinto al de hace 22 años, sigue vigente la máxima del Comandante en Jefe de no desarrollar un proceso de esta naturaleza siempre y cuando no fuera consultado con todos los trabajadores, recordó Rivero.

De ahí que desde inicios de este año se han impartido seminarios, emitido instructivos y capacitaciones a los colectivos laborales.

Ha sido un proceso conducido metodológicamente por el MFP que ha contado con el acompañamiento de la CTC y los 17 sindicatos nacionales.

A propósito del tema, Cubahora conversó con María Lucía Yzaguirre Martínez, trabajadora de la UB Infomaster, para quien «el pago de los tributos por parte de los trabajadores es una forma de disminuir la participación relativa del presupuesto del Estado en el financiamiento de la seguridad social, y si bien está diferenciada por los niveles de ingresos y esto se considera positivo, también es válido decir que el salario en el sector estatal apenas alcanza para satisfacer nuestras necesidades y tener que disminuirlocon el pago de los tributos es algo que sin dudas afecta a la población trabajadora que solamente tieneesta fuente de ingresos».

De acuerdo con Belkis Pino, vicejefa de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT), al cierre del primer semestre del año recibieron el seminario el 91 % de los trabajadores del sector estatal.

En el mes de septiembre deben continuar las acciones de capacitación incorporando a aquellos que se encontraban de licencia de maternidad, con certificados médicos o de vacaciones.

También pudimos conocer la opinión de Natacha Varela Corral, jefa del departamento de planificación de la Inmobiliaria ALMEST, quien plantea que «lo más lógico es que en la medida en que el salario aumente se paguen impuestos porque eso es en beneficio del país y para el propio trabajador».

Milén Fernández Moreno, informática del Banco Metropolitano, comentó que se pudieran hacer cambios en los gravámenes para que el pago fuera más equitativo, pues «el cinco por ciento de la Seguridad Social lo paga quien cobra lo mismo 500 pesos que el que gana 1500, por tanto, creo que fuera más justo si se estableciera un porciento de forma escalonada, dependiendo del monto del salario».

Para facilitar la comprensión del modo en que se aplicarán ambos tributos y garantizar su aporte correcto y puntual al Presupuesto del Estado se confeccionó un plegable instructivo que será aportado a cada empresa implicada en el pago de estos impuestos.

Contribución especial a la Seguridad Social (CESS): se establece una contribución especial de los trabajadores beneficiarios de la Seguridad Social, a la que están sujetos los trabajadores de las entidades incorporadas al Perfeccionamiento Empresarial, pagando un 5% una vez que comiencen a cobrar el salario previsto en la nueva escala salarial aprobada, que se le retiene por la entidad.

Impuesto sobre Ingresos Personales (IsIP): se aplica sobre los ingresos a las personas naturales cubanas por todos sus ingresos cualquiera sea el país de origen de los mismos, y las extranjeras que permanezcan por más de ciento ochenta días (180) en el territorio nacional, dentro de un mismo año fiscal.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *