Huracán Matthew: A la espera…

Es sobrecogedor ver a través de las pantallas como se acerca el simbólico espiral rotando con su carga mortífera, sus colores rojizos, su banda de nublados. Ya se reportan ligeras inundaciones en el municipio costero de Guamá.

Un cuarto de millón de personas ha sido evacuada en la provincia de Santiago de Cuba hacia lugares seguros. Cuba es referencia en la protección de desastres.

Dice mi vecina que se ha vuelto carpintera. No solo ella. La protección se ha tomado muy en serio. He visto protección de viviendas, escuelas, instituciones culturales, vidrieras, almacenes. Se han retirado lumínicos. Han permanecido abiertas las tiendas de víveres hasta tarde. Recarga de equipos y compra de velas. Podas. Limpieza de azoteas y desagües. Grupos médicos listos. Desmovilización de estudiantes.

Brigadas de reparadores ya están en suelo oriental para iniciar la recuperación inmediatamente. Todo el mundo está atento a los partes de la Defensa Civil y el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología.

La máxima dirección del país está aquí.  

Todos recuerdan Sandy, la llamada tormenta perfecta. Es inevitable el asalto a la memoria. Noche-madrugada del 24-25 de octubre de 2012. La bautizamos como “La noche más larga” Parecía que mil locomotoras circundaban la ciudad. Recogí testimonios de habitantes de los lugares costeros de Mar Verde y Siboney, donde vieron el agua rojiza. La fuerza del viento proyectó rocas de más de una tonelada.

Sandy fue inmisericorde con Santiago de Cuba: 11 víctimas mortales, más de 171 mil viviendas afectadas, más de seis millones de metros cúbicos de desechos y la infraestructura energética colapsada.  

Mi padre se acuerda del ciclón Flora (octubre de 1963) que acabó con la vida de unos dos mil cubanos, con unas inundaciones terribles precisamente en el Oriente de Cuba. Claro, todavía no estaba perfeccionado el sistema de alerta temprana ni la cobertura de embalses que tenemos hoy.

Los octubres han resultado tremendos. Y aquí seguimos, a la espera. Protegidos y alertas… 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.