Fidel: un afluente eterno de energía

Avanza. Nadie puede creerlo, pero la Quirot está en la pista. Apenas puede mover los brazos y el cuello. Entra segunda, pero es la ganadora. Las cámaras van a ella, saben que es un milagro, un renacimiento.

Vendrán las nuevas operaciones. La mente devorando kilómetros y ansias y arena. Vendrá el campeonato del mundo, vendrán los Juegos Olímpicos.

Ana Fidelia se llama Voluntad. Llegará con la plata desde Atlanta 1996. Fidel le colgará una medalla con el valor del diamante. Fidel y Fidelia se abrazan. Cuba sonríe.

Fidel es un apasionado al deporte. Hacia él va el saludo de Alberto Juantorena en los Centroamericanos de 1982. El batón es la victoria, descontada casi de un imposible en el relevo largo frente a Jamaica. Fidel es un bromista: disfraza a varios peloteros cubanos como veteranos. Hugo Chávez, el presidente venezolano, intuye algo. Será un juego de béisbol y de humor entre hermanos.

La memoria despeja el tiempo para encontrar a Camilo. Alguien le ha sugerido integrar el equipo que enfrentará a los Barbudos. El héroe saca aquella frase monumental, cubanísima, salida de cien fuegos: Contra Fidel, ni en la pelota!…

Fidel conversa con las espectaculares Morenas del Caribe. Con Eugenio George, con Regla y con Mireya. Fidel practicó el baloncesto, el béisbol, el remo, el tiro, la caza submarina… Le tuvieron en la mirilla. En los estadios, en los salones; pero no se atrevieron a apretar el gatillo.

El deporte, es sabido, no es solo músculo. Es alegría, el orgullo de ser. La noble idea, el juego limpio, la vela tendida. Es la emoción de un segundo más, de un jonrón, de un remate que hace temblar el tabloncillo. De un tiro inusitado desde la media cancha. De un nocaut de la Escuela Cubana de Boxeo.

El deporte es la emoción indescriptible. Es Cuba levantada en un salto. Un grito desbordado, una próxima vez. Es un disparo al cielo, un temblor en las vísceras. Una atrapada monumental. Es un lugar donde volver siempre. Fidel lo sabía, siempre lo supo. Fidel es un afluente eterno de energía.

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.