La victoria de Oscar López Rivera (+Audio y Video)

Reportes de prensa narran el emotivo momento en que López Rivera salió de la casa de su hija Clarisa en el sector de Santurce, en San Juan, para compartir con amigos, familiares, periodistas y una amplia representación del pueblo puertorriqueño que lo esperaban y felicitarlo por su anhelada excarcelación.

En entrevista concedida a varios medios de comunicación, el luchador declaró sentirse muy feliz por la gran victoria conseguida luego de su prolongado confinamiento en cárceles norteamericanas.

De los casi 36 años encarcelado bajo la acusación de conspiración sediciosa por querer derrocar al gobierno de Estados Unidos en Puerto Rico, López Rivera permaneció 12 años en prisión solitaria, sin contacto con el exterior ni con sus familiares, y sin haber una evidencia en su contra.

En 1981, cuando tenía 38 años, fue condenado a 55 años de prisión por esa supuesta conspiración, uso de la fuerza y otros cargos.

Con una postura firme e inconmovible que lo convirtió en un verdadero símbolo de resistencia, se declaró enemigo del colonialismo impuesto a su amada Patria borinqueña por Washington durante más de un siglo.

En enero último, el presidente Barack Obama le conmutó la pena impuesta a cambio de que cumpliera cuatro meses más de su condena a 70 años.

Luego de llegar a San Juan, López Rivera dedicó ese tiempo a restablecer los lazos con su única hija Clarisa, a quien no veía desde que ella tenía 10 años.

Al arribar a su tierra natal, sus primeras palabras fueron: «Mi espíritu, dignidad y mi honor están mucho más incólumes que el día que entré a prisión», y en la entrevista de hoy manifestó que continuará la lucha por la independencia de su Puerto Rico «preciosísimo».

«Este es un momento para celebrar, para gozar la vida, y mantener la lucha por la independencia de nuestro país», declaró visiblemente emocionado, al tiempo que expresó su apoyo al clamor de los estudiantes boricuas de que no se aplique el cierre de la Universidad de Puerto Rico.

Por lo pronto, la liberación definitiva de Oscar López Rivera ya es motivo de júbilo y alegría. Como parte del recibimiento popular, estudiantes y diversos artistas participarán en una gran actividad denominada «La fiesta de Oscar», como parte del recibimiento de pueblo.

Trascendió también que mañana visitará Chicago, donde vivió desde los 15 años hasta su encarcelamiento: en esa urbe estadounidense, la comunidad latina lo recibirá y pondrá su nombre a una calle en el área de Humboldt Park.

Luego regresará a Puerto Rico para estar el sábado en el municipio de San Sebastián, en el centro montañoso de la isla, donde nació y vivió una parte de su adolescencia. Más adelante, proyecta viajar a varios países como Cuba, Nicaragua y Venezuela, para agradecer la solidaridad y los esfuerzos por su liberación.


A través de una llamada telefónica, Oscar López Rivera transmitió el saludo y el agradecimiento a todos los cubanos que participaron en la lucha por su liberación, con la certeza de que vendrá a nuestro país en el mes de noviembre. Por Angélica Paredes, de Radio Rebelde:


Vea video:

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *