Maceo y Che: Hombres de su tiempo

Antonio Maceo Grajales y Ernesto Che Guevara, con machete en mano y la adarga al brazo, marchan por la manigua redentora y la cordillera de los Andes a la conquista de un propósito común: ver libres a Cuba y a América Latina.

A ambos los identificó el amor a la Patria y a las causas puras. En los tiempos actuales, donde existen ilusos como los del Zanjón, se precisan mentes y corazones fuertes para luchar por el presente, porque el futuro es nuestro.

Maceo y Che son la perfecta simbiosis de rebeldía, virilidad, intransigencia y fortaleza revolucionaria. Ellos marcaron el devenir de la Historia con la pasión de los héroes que lo entregan todo sin pedir nada a cambio.

En todos los frentes de combate, brillaron la estirpe y la hidalguía del Titán de Bronce y el Guerrillero Heroico. Sus ideas permanecen vivas en la palabra y la acción de quienes creen en la fuerza de las utopías, convirtiéndolas en vasos comunicantes que alimentan a los pueblos.

El Apóstol José Martí dijo que «el primer deber de un hombre de estos días, es ser un hombre de su tiempo». Y esa sentencia cobró mayor dimensión en el legado de Antonio Maceo Grajales y Ernesto Che Guevara, dos hombres que alumbran los senderos de la justicia y la libertad.      

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.