Radio: aprendizaje con modelos de inspiración

Hoy conmemoramos en Cuba el desempeño de quienes día a día enfrentan el crecimiento de nuestra nación desde las aulas  en las enseñanzas preescolar, primaria, secundaria, preuniversitaria, especializada, para personas con necesidades especiales, e incluso en la tercera edad.

Un país sin analfabetismo desde 1961, el primero de América Latina, festeja con matutinos, regalos, diplomas y afecto a los maestros de toda la Isla; y especialmente, a aquellos que transmiten sus conocimientos a los jóvenes sin mediar una pizarra, las huellas de la tiza o los pupitres.

En nuestro ámbito también existen modelos de inspiración con vasta experiencia en la producción de programas dramatizados e informativos, y en la locución que en cada minuto al aire dejan lecciones nuevas a sus colegas.

El sistema de la Radio Cubana cuenta tanto con valerosos maestros tanto en las aulas de superación y postgrado (en muchas ocasiones relacionado con los programas del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, el Centro de Estudios del Instituto Cubano de Radio y Televisión y la especialidad de dirección en el Instituto Superior de Arte), como en las cabinas de transmisión y las redacciones.

Un ejemplo reciente en el 2015 que termina nos remite a uno de los programas icónicos de la historia del medio radial. La tesis discutida en abril por las más de cinco décadas de Alegrías de Sobremesa, de la emisora Radio Progreso, puso en evidencia la eficacia de este tipo de enseñanza que vincula la teoría con la práctica; además con la tutoría de imprescindibles como Alberto Luberta, Caridad Martínez y Orieta Cordeiro.

Aunque estos radialistas no son los únicos que acogen en sus programas a estudiantes, ilustran la impronta de sus enseñanzas en las nuevas generaciones; lo mismo ocurre cada semestre en las redacciones, cuando los universitarios llegan para las prácticas laborales.

Esta fecha de 22 de diciembre homenajea otro aniversario de la proclamación de territorio libre de analfabetismo en Cuba, en tanto todos los días los maestros dejan sus conocimientos y magisterio en el aprendizaje de los alumnos,  quienes mañana elegirán un oficio útil y provechoso en función de la las necesidades de su sociedad.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *