La cultura cubana: una inmersión desde la Radio (Audio)

Cuando el 20 de octubre de 1868 se fundieron en un haz, la música, la poesía, el ansia libertaria y el clamor popular, la cultura cubana alcanzó su eclosión definitiva, y desde allá hasta nuestros días, ha tendido las redes que nos distinguen y sostienen como pueblo.

 Cada cubano digno lleva dentro de sí, un pedazo de Cuba, incluso en las lejanías. Como dijera el sabio cubano Fernando Ortiz: “no basta para la cubanidad integral tener en Cuba la cuna, la nación, la vida y el porte; aún falta tener la conciencia (…) de ser cubano y la voluntad de quererlo ser”.

La creación espiritual de ese ser cubano, asumida como bandera, la integran por derecho propio sus letras y sus ritmos, sus proverbios y sus platos, sus danzas y sus pensamientos. Yerran aquellos que interpretan la cultura solamente como la producción artística, aunque esta, induablemente, la integre.

La comunicación como parte esencial de la cultura

A veces no se repara lo suficiente, en que la propia capacidad de comunicación a través de la lengua, es parte capital de esa cultura. Hacer común la experiencia, la huella de muchas generaciones y la continua reproducción simbólica y material de estos tiempos, constituye la sustancia misma de los medios de comunicación, sin los cuales ya no es posible concebir la civilización humana.

Algunos suelen olvidar el aporte irrenunciable de la radio a su gente, desde lo épico, desde lo íntimo, desde lo lúdico, desde lo cotidiano.

La paralización de un país con El derecho de nacer, el aldabonazo de Chibás, la alocución de José Antonio Echeverría, el medio siglo de Alegrías de Sobremesa; así como la radio clandestina y rebelde desde la Sierra Maestra, su permanencia ante azotes extraordinarios como los huracanes y las epidemias, los buenos días del centenar de emisoras cubanas a lo largo y ancho del archipiélago… son hitos que demuestran que tras los micrófonos se ha gestado parte de la historia y la cultura cubanas.

Una mirada atenta, desde dentro y desde fuera, permite zanjar el debate ―cuasi absurdo― de si la radio es un arte o meramente un canal, como si se pudiera hacer radio por la mera condición técnica, obviando la dramaturgia de una puesta, bien sea esta noticiosa, bien musical o dramática.

Quítesele a la radio, las voces, las intenciones, los efectos. Quítesele la capacidad evocativa de un sonido. Quítesele el testimonio y la memoria. Quítesele la música y la imaginación. Quítesele a la gente fiel que la ama, y habrá naufragado no solo la radio misma, sino parte de lo más valioso de nuestro ser como nación. 

Que no se olviden en el recuento de este octubre, los cien años de permanencia de la radio cubana. Y su gallarda fidelidad, ese ser grande desde la modestia, digna de todos los encomios. 

 

Recomiendo leer: 

#RadioCubana100: “La memoria está ahí” nuevo libro de Ediciones EnVivo

Música clásica, cultura…CMBF Radio Musical Nacional, emisora que apuesta por el buen arte (+Audios)

Radio Progreso: institución cultural de la radiodifusión cubana

La cultura cubana a través de los micrófonos…

 

Autor

  • (Santiago de Cuba, 1968) Licenciado en Periodismo (1991) y Máster en Comunicación Social por la Universidad de Oriente (2004). Recibió la Distinción por la Cultura Nacional y el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro (2021) por la obra de la vida. Alcanzó el premio de los concursos nacionales de poesía Hermanos Loynaz (2011) y Regino Pedroso (2014). Premio Latinoamericano de Crónicas (Portal Nodal Cultura, 2016). Entre sus libros: A capa y espada, la aventura de la pantalla (2011), Poemas del lente (2013), La noche más larga. Memorias del huracán Sandy (2014), Ser periodista, ser Quijote (Ediciones La Luz, 2019) y Las pequeñas palabras (2019). Miembro de la UPEC y de la UNEAC. Actualmente es realizador de la emisora Radio Siboney.