«Los que enseñan a hacer radio…son los oyentes»

Desde aquel 1995 hasta acá, ha mediado un mundo. Hoy, Yamil Sánchez Aguilar (Mayarí Arriba, 7 de agosto de 1975), Licenciado en Comunicación Social y hombre radio (locutor, realizador de sonidos, director de programas), es una reconocida figura del territorio y más allá.

En este 2016, mereció el Gran Premio del Festival de la Radio en Santiago de Cuba con el programa «La pelea más pareja». El sombrero y la gorra protagonizan una controversia. No es extraño. Yamil ha labrado una voluntad de estilo que protagonizan la historia original, la forma transparente de contarla y la excelencia técnico-artística.

Así lo demuestra su quehacer cotidiano. Y, por supuesto, galardones recibidos en los Festivales Nacionales de la Radio, el Concurso Nacional de la Radio Joven Antonio Lloga In Memoriam, aquí y allá, con propuestas tan increíbles como «Regreso a la vida» (sobre un embarazo difícil), «El médico de las palmas» (la singular vida de un hombre sanador de nuestro árbol nacional), o «Metamorfosis» (la contaminación del río Mayarí).

Radio 8-SF, fundada el 8 de marzo de 1978, hereda el mismo nombre de una planta de radioaficionados que operaba en la zona del Segundo Frente Oriental Frank País García. Nadie mejor que él para abrirnos sus puertas.

«Esta radioemisora ha respetado la misión de reflejar el acontecer de sus oyentes, familias campesinas que veían en la radio una luz de información, divertimento y orientación en el silencio del monte. Esa tradición se arraigó de manera sólida. Para los que hacemos radio aquí, significa un placer infinito enlazar dos puntos distantes del lomerío; lo mismo para un mensaje de felicitación o para un recado de último minuto».

«Actualmente hay que hacer magia para ir a las comunidades más distantes; pero se llega gracias a que los periodistas lo mismo se montan en un tractor o en las ancas de un mulo. Y cuando en un programa suena la carcajada de la mujer montuna, el trinar de las aves, el ruido de las carretas o el llamado del labriego a sus animales, es entonces cuando vemos materializado el empeño de ese día».

«A lo mejor te digo un disparate, pero… los que enseñan a hacer radio son los que no hacen la radio: los oyentes. Esos son los que, con un sencillo gesto, encienden o apagan el aparato. Y ya sabes que la gente guajira es muy franca y directa, para utilizar sus frases: le cantan la verdad al más pinto de las palomas».

Desde que comenzó en la radio, le aconsejaron que aprendiera de todo. Y por ese sendero ha caminado con paso largo. Cada noche al acostarse, deja la radio prendida, es su amuleto. Hasta su hijo ha tomado la costumbre. Los más cercanos saben que sufre mucho con el medio, mas es una dulce tortura.

«Muchos se preguntan cómo yo solo hago un programa, desde la concepción hasta el montaje. A veces parezco un loco en los pasillos de la emisora, corriendo de aquí para allá. Me encierro y poncho la grabación, ya conozco la ecualización de mi voz, doy la vuelta y me grabo. Luego vengo y reviso todo. No es fácil».

«Claro, en mis años de trabajo he armado un tándem muy fructífero con un destacado realizador: Octavio Oliva López, Tavito. La gran mayoría de los programas en los que he sido premiado, llevan el sello nuestro. Tratamos de ir a los protagonistas de los hechos, humanizarlos, enaltecer la labor de esos hombres y mujeres».

«Hemos hurgado en la historia local y aportado nuestro granito en el conocimiento popular. Y a la hora de grabar los testimonios en las comunidades, editarlos en el estudio, al tomar las voces o musicalizar un programa… se pueden escuchar inimaginables debates y acaloradas discusiones».

Yamil Sánchez Aguilar no se ve en otra emisora. Desde este hermoso paisaje, desde este retador paraje de la geografía cubana, ha intentado tocar al mundo. Y anda mostrándole el latido de la sierra, a todo el que quiera escucharlo.

«Experimento un regodeo espiritual muy grande cuando interactúo con los oyentes. Soy guajiro de pura cepa y así trato de hacer mis programas: con la misma sencillez y familiaridad de las personas que me han visto crecer desde todos los ángulos. Y todo eso lo encuentro en la emisora municipal Radio 8-SF, en la gente del Segundo Frente».

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *