¿Qué era Cuba?, el Canal Rompe Cuba (III)

En tal contexto quiero hablar a nuestros muchachos y muchachas acerca de un proyecto que surgió en la seudorepública, bajo el gobierno del sátrapa y lacayo presidente, Fulgencio Batista, el mismo que hizo padecer tanto a nuestro pueblo. El proyecto en cuestión se llamó “Canal Vía Cuba” o “Canal Rompe Cuba”.

Como idea surgió para atravesar la isla de Cuba de norte a sur, de modo que se comunicara el océano Atlántico con el mar Caribe. Ya para 1954 se había consumado la fase de proyección, y se disponía la cesión de todos los derechos de construcción y explotación para un período de 99 años a la empresa yanqui “Compañía del Canal Atlántica al Mar Caribe S.A.” y contaría también con áreas para industrias y de promoción turística, claro, usted puede imaginarse ¡qué tipo de turismo!

Concretamente, se trataba de un típico acto de servilismo a ultranza inaudito, porque lo importante era servir al poderoso vecino del norte sin importar para nada los intereses nacionales, excepto, por supuesto, los de la cúpula que desgobernaba y la alta burguesía nacional, para que abultaran un tanto más sus respectivas arcas.

Vista de la excavación hecha para el canal, en la comunidad La Angelina, ubicada entre Cárdenas y Perico. Naturalmente, diferentes sectores de la sociedad expresaron severas críticas a aquel proyecto. Entre ellas la del historiador y economista, Oscar Pino Santos, argumentando que el canal no estaba justificado geográficamente, pero además, en caso de guerra, de hecho se convertiría en un centro militar para beneficio de Estados Unidos y graves consecuencias para nuestra Cuba. 

Crecía así, cada vez más, la oposición de grandes sectores sociales,  impidiendo a la postre que se materializara el tristemente célebre proyecto. Y es entonces cuando Batista y sus secuaces apelan a las acuñadas respuestas de siempre: “la oposición al canal es obra de los comunistas”.

Surge una pregunta imprescindible: ¿qué seríamos hoy de no haber triunfado la Revolución cubana? La respuesta obvia: millones de mansas ovejas sin patria, ni decoro, ni dignidad nacional, que en un solo haz estarían dispuestas mansamente a marchar hacia el cadalso.

“Lo pasado es la raíz de lo presente. Ha de saberse lo que fue, porque lo que fue está en lo que es” José Martí.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *