Trump-migrantes: Infierno terrenal

Comenzó haciendo referencia a hombres que cada mañana se agolpan en un estacionamiento de la llamada Pequeña Habana con la esperanza de ser recogidos para hacer un trabajo.

Ello acontece, según Chardy, no obstante el clima de creciente temor que hay en las comunidades luego del endurecimiento de medidas migratorias firmadas por Donald Trump.

¿Cuáles? Las que firmó después del 20 de enero, a raíz de asumir la presidencia, todas, recuerda Chardy, encaminadas a viabilizar la represión contra inmigrantes.

El periodista salió en busca de un ejemplo concreto y lo alcanzó. Citó a jornaleros que entrevistó en el parqueo de un supermercado, situado cerca «de la esquina de Mowry Drive y Krome Avenue».

«Nuestra preocupación es si podemos conseguir un trabajo para el día», le respondió Gabriel Alavés, de Oaxaca, México.

A continuación Chardy mencionó un análisis basado en órdenes ejecutivas y directrices, facilitados por diálogos con abogados de inmigración y defensores de los derechos de inmigrantes.

¿Resultado? Muestra que los agentes federales están deteniendo de manera «más agresiva» a los extranjeros.  Avalan el criterio recordando lo sucedido bajo la administración Obama.

Entonces niños centroamericanos que cruzaron la frontera mexicana sin los padres fueron considerados menores no acompañados, incluso después de ser entregados a sus familiares.

Pero ahora funcionarios de inmigración verifican si la designación debe continuar en momentos que el menor está siendo procesado para sacarlo del país.

Así las cosas, otra zozobra golpeó a muchos en la ciudad de Miami. Alfonso Chardy lo reflejó de esta manera en su crónica: «Posible cambio en visas de trabajo causa alarma en Miami».

Asimismo, directrices del Departamento de Seguridad Interna llegan a no descartar la expulsión de una parte de ellos y hasta llevarlos a procesamiento criminal.

¿Resta algo de aquella idílica imagen de los Estados Unidos que aún sustentan los menos informados y más encandilados?

Sí, pero en sostenido retroceso, como saben los muchos que ya tropezaron con el Infierno terrenal de su llamada inmigración ilegal.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *