La flor sonora de la capital

Una ciudad coqueta, y a ratos altanera, decidió un día poblar con plantas radiales su geografía, para amplificar los misterios de su sonoridad musical. En ese vaivén fundacional, dos emisoras identificadas con las enigmáticas siglas CMCH y CMCX, se hibridaron, con el propósito de armar una gran cadena que les permitiese captar mayores audiencias. Los anales apuntan el 11 de noviembre de 1940 como fecha del alumbramiento y para el bautismo se escogió un nombre que expresara todos los sueños en tres palabras: Radio Cadena Habana. . Cuatro años más tarde, la emisora era propiedad de un comerciante español, que …

La flor sonora de la capital Leer más